Como si todo recomenzara

6 de septiembre del 2012

Se ha concertado la paz. Después de varios meses –un año largo- de intensa labor diplomática,  se ha firmado el Acuerdo de Oslo. Lo que comenzó en septiembre del año 2012  con el “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto”, ha concluido con los anuncios oficiales del día de ayer. Veedores internacionales  han confirmado desde […]

Se ha concertado la paz. Después de varios meses –un año largo- de intensa labor diplomática,  se ha firmado el Acuerdo de Oslo. Lo que comenzó en septiembre del año 2012  con el “Acuerdo General para la Terminación del Conflicto”, ha concluido con los anuncios oficiales del día de ayer. Veedores internacionales  han confirmado desde tempranas horas su asistencia a la cita del fin de  esa “oscura noche de medio siglo de violencia”. Se va a firmar la paz, pero no se ha modificado el substrato que explicaba la guerra. O mejor, los presupuestos que la hacían  a la vez forzada e inevitable.

Al concluir las conversaciones en Oslo, que lograron un cese definitivo del fuego  y de las hostilidades bilaterales,  e iniciarse en menos de treinta días la entrega de armas por parte de los grupos insurgentes, la entrada al ejercicio de la actividad política por parte de los mismos y la reincorporación de esos hombres a la sociedad civil , se tiene la misma incertidumbre del ayer sobre el destino del hombre colombiano, a quien  en más de cincuenta años se le han impuesto odios, miserias y mutilaciones espirituales y físicas, sin cuento ni compasión.

Solo se ha depuesto la arbitraria e insolente intervención de fuego sin par, en la discusión de los colombianos sobre la orientación que debe tener su gobierno y sobre los hombres que deben encarnar los valores de su comunidad. Pactada la paz no se ve cómo asegurarla, cómo perdonar y olvidar, cómo reconstruir un refugio tranquilo para el campesino y el hombre urbano.  Generaciones de colombiano han  vivido entre la égida y la desatención de guerrilleros, paramilitares, narcotráfico, militares, grupos económicos y de poder; signada sus existencias por la incomprensión que campo y ciudad han mantenido desde los tiempos de la Patria Boba; la concentración de la tierra y la riqueza en tan pocas manos; la influencia permisiva y permeable de la cultura del dinero fácil; la corrupción, la justicia tan ciega y coja que nunca llega; la arrogancia de los medios: arrodillados frente a los poderosos y fieros ante los débiles; la culpabilidad sistemática hacia la juventud, la profunda crisis educativa, la inasistencia médica y el vasallaje extranjero.  Miles de hombres retornaran a su hogar con el estigma  y el lastre de la guerra.  Cientos de miles de familias  diezmadas.  Deponer  las armas, abandonar los territorios conquistados y las prerrogativas duelen, de manera visceral, a quienes   dejaron que la  guerra, fuera impuesta o no, gobernara sus actos; y enardece a las personas tranquilas que rogaban por el fin de la hecatombe.

La paz es una certidumbre dura, más dura que la guerra porque necesita cordura, que es escasa virtud humana. La cordura impone razones, mesura, limitaciones y serenidad. La cordura excluye retaliaciones y recelos.

Ahora sobre el silencio del número indeterminado de víctimas, van los colombianos a tratar de organizar una vida nueva, una vida que muy pocos recuerdan haber vivido y muchos no gozaron nunca. Sobre el silencio de la sangre y de las armas, que sigue amenazante, la muerte y aquellos  que se pregonan en sombras ser sus más fieles seguidores, continúa velando su ambición insatisfecha.

Ojala primen sobre ella los deberes y derechos que se han pactado y sea posible conservar la  paz y fortalecerla en una prometedora convivencia. Y tal como lo  expresara John Lennon :

“Será como empezar de nuevo”

Alberto Salazar Castellanos

wica08@yahoo.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO