Guía práctica para ser gay en Colombia

21 de junio del 2013

Aunque usted no sepa qué implica la palabra fobia, sí debe entender “homo”, y con eso, en Colombia, basta.

La siguiente numeración pretende esbozar una suerte de guía. Reza el título de este post sobre qué se trata.

1. No realice ningún tipo de auto-proclamación. Esto es abstenerse de llevar manillas, botones, blusas, o alguna indumentaria que tenga la bandera LGBTI. También aplica abrir la boca para hacer comentarios abiertamente gay (por ejemplo, una mujer: “Y a ella le estuve viendo la cola toda la noche”). Recuerde: Hay gente que se guarda cualquier tipo de comentario. No importa si un paro cardíaco viene en camino. Mejor prudente que sincero.

2. Usted siempre está saliendo con alguien. Desde luego, alguien del sexo opuesto. No interesa si ese “personaje” es o no ficticio. Si lo es, siempre diga que está muy ocupado y por eso nunca lo acompaña, pero si esta estrategia resulta demasiado, es muy probable que entre sus amigos haya alguien que quiera hacerse pasar por su pareja. “La unión hace la fuerza”; no importa que no haya ni lo uno ni lo otro.

3. Declárese “homofóbico”. Aunque usted no sepa qué implica la palabra fobia, sí debe entender “homo”, y con eso, en Colombia, basta. Afirme su posición a través de comentarios peyorativos y vulgares (entre más vulgares, mejor). Por ejemplo, “¿Cómo un marica puede ser arquero en un equipo de fútbol?” o, “A esa vieja le hizo falta un hombre de verdad, pobrecita”. Es vital que lance estas frases con el mayor convencimiento posible y las acompañe con una mirada fría y distante. Nada como la seguridad a la hora de convencer.

Homofobia, Homosexualidad, Kienyke

4. Usted es una persona “tradicional”. Para partir, no es ni ateo ni práctica ninguna filosofía oriental; tampoco es cristiano protestante ni de ninguna ramificación que resuene a cambio. La fe jerárquica y devota que ha acompañado a su familia, y a este país, es la suya: Católico Apostólico Romano, a lo sumo, Evangelista. Acá es útil aprenderse tres o cuatro versos de la biblia, combine un par del Antiguo y otro par del Nuevo Testamento. No interesa si usted no tiene idea acerca del término “educación espiritual” o “espiritualidad”. Es más instantáneo y sencillo decir algo a obrar conforme a algo.

5. Evite la gente gay. Acá incluya desde el peluquero hasta el abogado reconocido. Si detecta a alguien que en su trabajo, estudio o familia se vea “marica” y/o tenga más de 40 años y cero pareja e hijos, desconfíe y tome distancia. Si tiene que almorzar solo, estudiar solo y evitar reuniones familiares, hágalo. Mejor protegido que bombardeado.

6. No salga del clóset. No importa cuán desagradable le pueda resultar salir con personas del sexo opuesto, o cuán fastidioso pueda ser la extinción de su amabilidad cada vez que alguien le flirtea. No lo haga, es más práctico sentirse enteramente aceptado a lidiar con una amargura infinita. Recuerde: la mayoría de la gente sonríe, así esté pensando en lanzarse de un puente.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO