Condena Inminente

28 de agosto del 2012

Una pequeña reflexión con la que inicio mi travesía en éste blog buscando llamar la atención de los problemas que nos afectan como sociedad

“La esperanza es el único bien común a todos los hombres; los que todo lo han perdido la poseen aún” Tales de Mileto

El siglo XXI ha traído para el mundo entero, revoluciones, conflictos, crisis por el calentamiento global, problemas económico – financieros, y una gran perdida de valores y principios que desvelan y destapan nuestra gran cruda realidad enmarcada en el sentimiento salvaje, déspota y cruel del ser humano.

Hemos atravesado una década de muchos contrastes que dejan entrever que para ser un humano mas, basta con practicar y volver como costumbre lo profano y lo que atente contra la dignidad del ser humano, todo por las ansias de dinero, fama y poder.

Para algunos será Dios, para otros el destino, la suerte o algún ente sobrenatural,  pero sea cual sea nuestra razón de existir y ser humano en este mundo, nos conlleva a pensar que el hombre sin lugar a dudas se ha convertido en victima de su propio invento.

¿El hambre, el odio, la venganza, la guerra, la intolerancia, la desigualdad, la inequidad, la injusticia, la desunión, el irrespeto y el salvajismo son acaso prácticas y conductas impuestas por Dios o por algún un ente sobrenatural o tal vez cosas de la suerte y el destino?

Pues no lo creo, es el hombre el que con sus conductas ha construido y edificado sobre todo lo anterior sus ansias de poder y destrucción tratando de evadir y por tanto eliminar al que le surge como contraproducente o se convierte en oposición a mis principios.

Es en cado uno de nosotros como seres humanos en donde empieza el cambio y la transformación, es a partir de mis conductas y practicas diarias en donde empiezo a forjar mis esperanzas y aporto a construir un “mundo mejor” (para los que todavía sueñan y se esfuerzan por algo mejor, pero parece que estamos condenados a estar cada día peor y por tanto a terminar envueltos en medio de la frustración y el fracaso).

Las epidemias, los conflictos bélicos, la crisis económica y ambiental, la perdida de valores, la crisis nuclear, ahora con motivo de lo de Japón, y un sin numero de problemas que representan la cuenta de cobro de lo hecho por el hombre a través de muchos años.

Yo, al igual que muchos tengo esperanza, pero más que eso concibo y me resigno a vivir en base a una feliz desesperanza, para no terminar como muchos otros, frustrado y resignado, duro y tal vez desafortunado.

Soñar, imaginar, tener metas u objetivos y construir esperanza es lo que nos da esencia de seres humanos, destinados, ante todo, a construir y edificar la vida del presente y no evocados a ser prisioneros del pasado.

La esperanza se concibe y se construye, cuando se aprende que no hay un mañana, sino un presente que hizo parte en el pasado del futuro y que es lo que realmente somos en un tiempo exacto y determinado y no lo que creemos que va suceder y por tanto nunca puede llegar a ser.

SÍGUEME EN TWITTER: @juanma_0423: CLIC AQUÍ

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO