Confesiones de un maldito niño bueno (Parte I)

17 de marzo del 2011

Me despierto, miro el reloj…son casi las 12 del mediodía, otra vez pregunto lo mismo: Porque mi vida es un desastre? Porque a mi me pasa todo lo malo?  Por que no tengo trabajo? Porque estoy sin un peso y en la inmunda?…bueno me empiezo a fumar un cigarrillo y debo decir que cada acción en el pasado tiene su reacción en el futuro, entonces voy a revisar las acciones que creo me han hecho un completo idiota.

Para empezar me remonto al año 91..ahh!! que decada; vivía en un barrio que se llama como el país de Evo Morales ( Bolivia XII), de estrato medio-bajo y que en esa epoca quedaba al sur de Villeta; en el barrio era un chiquillo de 16 añitos bien acomodado, mi papa trabajaba en una multinacional, yo estudiaba en el San Viator ( despúes de que me echaran del Emmanuel D’alzon: esa es otra historia), vestia jeans Pepe entubado, camiseta Gotcha ó O.P.(ojo la original), tenis Reebok y la famosa chaqueta de Jean Chopper, no mejor dicho un gomelazo para la época y para el barrio un potentado en las afueras de la ciudad. 

Mis cuates eran 3: Juanito (el pinta tenia aretes de oro y el pelo largo negro), Tiberio( el feo re feo) y Héctor (el amigo fiel que esta con uno en todas),ellos eran de menor estrato pero esa era mi pandilla, mis parseros.  Ibamos a fiestas  en los salones comunales donde las famosas minitecas que  estaban en  furor ( me acuerdo de una: Equinoxe Five) que eran las fiestas buenas donde muy pocas veces nos dejaban entrar  pero también asistíamos a las fiestas de garaje (donde el papá de el organizador sacaba su camioneta Renault Break 12 para acomodar el salón de baile y  asimilando las minitecas de moda envolvían papel celofan de color azul y verde a los bombillos del garaje, conseguín una bola de espejos hecha de icopor con un reflector prestado por el tio y n0 podía faltar el sonido un equipo de marca Challenger con acetatos, cassettes grabados marca Maxwell…en fin pero que hijuemadre rumba es rumba, tomabamos aguardiente Nectar Rojo por montones porque no había mas y fumabamos cigarrillos Royal (que no se si dejaron de existir) y muy pocas veces marihuana que era surtida por Alias “Gononea” (le decían así porque no podía pronunciar la erre, este dato es verídico), me iba bien con las niñas del barrio ya que sabia bailar merengue (no más) y la famosa canción trillada de los Rollings Stone “Angie” que era para el rumbeo.

En ese momento todo estaba de lujo tenía mis noviecitas, mis amigos,  asi como el comercial de los años 80 de desodorante Señorita Lady y Boy Boy,  ya no era virgen (solo lo había hecho una vez que fue un fiasco completo y casi me da para meterme en rehabilitación por eyaculador precoz).

Hasta que un día después de bajarme de la ruta del colegio vi enfrente una niña que venía hacia mi vestida de uniforme verde el escudo de su saco decia: Colegio Colombo Inglés, blanca, de cabello negro largo grueso y crespo, cejas pobladas negras, de sonrisa perfecta, ojos de color café grandes, nariz normal y cuerpo… bueno a los 15 todo es delicioso; después de verla cruzar y sentir algo en mi visceral estómago creo que me enamoré por primera vez de una mujer…….ese maldito día donde me imagino Plutón se alineó creo que con todos los planetas cambió y marco mi vida hasta lo que soy hoy………su nombre Martha Luppi……………….

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO