Confidenciales desde Cannes…

24 de mayo del 2011

Se terminó la edición número 64 de Cannes, con lo que se van dos semanas de glamour, expectativas y mucho cine. Sin embargo, luego de la tormenta, siempre viene la calma y nos tomamos el tiempo para recordar varias momentos que se vieron en “La Croisette” y le dieron a esta edición su propia personalidad.

Para empezar, recordamos que durante las dos semanas que dura el festival de cine de Cannes, es difícil que en esa ciudad se hable de algo que no sean películas, actores, directores o premios. Sin embargo, este año un evento logró penetrar esa burbuja inquebrantable de Cannes. Dominique Strauss-Kahn y su escándalo sexual hicieron que las pantallas que se sitúan en “La Croisette” y que hablan exclusivamente del séptimo arte, se centraran en la cara del poderoso hombre que hubiera podido ser presidente de Francia sino hubiera sido por esa líbido incontrolable asesina de carreras políticas, artísticas y responsable del sufrimiento de millones de mujeres, niñas y niños alrededor del mundo. Por un momento, el más grande logro de la raza humana (la cultura) se vio opacado por la bajeza de un solo hombre.

Por otro lado, las muy publicitadas declaraciones del director danés Lars Von Trier dejan ver lo sensible que es aún el mundo ante la barbarie nazi. 66 años han pasado desde el fin de la guerra y solamente nombrar a Hitler en una oración sin tildarlo de “monstruo” o “animal” hace que el mundo se escandalice y vete a uno de los directores más talentosos del festival. Ya es tiempo de dejar a un lado la doble moral y dejar de juzgar un chiste de mal gusto con mayor ímpetu del que se habla de actos realmente condenables y graves como la corrupción y violencia que viven todos los días países como Colombia, Libia, Siria, Venezuela, Estados Unidos y demás.

Finalmente, el polémico Terrence Malick se llevó la Palma de Oro a la mejor película pero ni se dignó en aparecer a recibir el preciado galardón. Tampoco apareció en la acostumbrada rueda de prensa que prosigue a la proyección de la película con lo que hizo preguntarse a todo el mundo qué pasa por la cabeza de este hombre. Brad Pitt afirmó que Malick es un hombre muy simpático, interesante e inteligente que sufre de una timidez fuera de lo común y eso le impide mostrarse ante los medios. Puede que Malick sea un hombre normal y corriente que prefiere que su obra hable por él (evitándose de paso escándalos como el de Von Trier) o que (en la mente del más retorcido de los “conspiracionistas”) sea solo un ardid publicitario para darle más peso a “The Tree of Life” pero lo que si es cierto es que, a pesar de todo, la película pasa a la historia al lado de obras maestras como “La Dolce Vita” de Federico Fellini, “Apocalypse Now” de Francis Ford Coppola, “Taxi Driver” de Martin Scorcese o “Pulp Fiction” de Quentin Tarantino que se han consagrado en uno de los festivales más importantes e influyentes del mundo del cine.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO