De kien cree, kien duda y kien es ateo.

9 de junio del 2012

“No se trata aquí de discutir la existencia de un Dios creador, o de cuestionar su perfección moral. Se trata de analizar si los atributos de omnisciencia, omnipotencia y bondad son compatibles con la oración, o de manera más general, si son congruentes con la visión antropomorfa del Dios judeo cristiano de la Biblia, el […]

“No se trata aquí de discutir la existencia de un Dios creador, o de cuestionar su perfección moral. Se trata de analizar si los atributos de omnisciencia, omnipotencia y bondad son compatibles con la oración, o de manera más general, si son congruentes con la visión antropomorfa del Dios judeo cristiano de la Biblia, el mismo que no dudó en escuchar las oraciones del capellán William Dwney, quien minutos antes de que el Enola Gay emprendiera su misión genocida sobre Hiroshima invitó a esta plegaria: “Padre todopoderoso, que escuchas los ruegos de quienes te aman, te pedimos que asistas a los que se aventurarán en las alturas del cielo y se adentrarán en las líneas enemigas. Que quieras guiarles y protegerles…”. Ese mismo Dios, a quien solo por este hecho yo no podría orarle”, este es un fragmento de uno de los más recientes escritos de Klaus Ziegler, quien de nuevo arremete contra un dios ególatra, soberbio y fatuo, pero el cual como siempre, nos deja con la intriga sobre si él cree o no en la existencia de ese dios.

¿Quiero saber por fin que es eso del ateísmo? Fue la pregunta que le hizo Dogoruki a Makar Ivanovitch, al ser ignorada esta, Makar trata de responderle al médico Semenovitch qué hombres son ateos, para así mismo matar dos pájaros de un solo tiro; “lo que pasa querido amigo, responde él,  es que al ateo hombre no lo he encontrado jamás, en su lugar he encontrado al ateo embrollón, que es como hay que llamarlo. Son individuos de muy distintas clases; grandes y pequeños, tontos y sabios, e incluso gente del pueblo y todos unos embrolladores. Se pasan toda la vida leyendo y razonando, están saturados por el encanto de los libros, pero por su parte permanecen siempre en la duda sin poder decir nada. Vivir sin dios no es más que un tormento, el hombre no puede vivir sin arrodillarse, si rechaza a dios se arrodilla delante de otros ídolos, es decir todos son idolatras y no ateos así es como hay que llamarlos”.

Todos tenemos tres opciones, la primera creer en dios como lo hacía Dostoievski, el cual descargaba todos sus fracasos emocionales en su fantasía imaginaria, segundo ser un ateo embrollón como él mismo los llama y tercero tener la duda sobre la existencia de dios por sus discutidas decisiones o sus incongruencias con su palabra como lo hace Ziegler; cada una de estas opciones son el centro de discusión de los seres humanos, unos con la necesidad de demostrar (porque no la tienen) sabiduría e intelectualidad -como piensa de manera inteligente de mí, la persona a la que le pido perdón abajo-, otros se remiten a los libros de filosofía para tratar de encontrar respuesta a este tema, ingresando en un circulo que los lleva a la locura o a la necesitada creencia, y otro tanto que simplemente se despreocupa de este tema, en donde creer o no, no es un problema para ellos, le dan importancia de manera inteligente a cosas que lo necesitan, así es como debemos ser.

Cuando sigo discutiendo el porqué dios no existe, o el porqué el dios judío-cristiano es tan malo que no me puedo imaginar a Satán, me doy cuenta del tiempo que estoy perdiendo en discusiones absurdas, en donde por mi prepotente pensamiento discuto con quien necesita conocer a un dios de amor, así este solo sea producto de su imaginación, muchos somos dependientes de algo, de una persona, del perdón, del amor, etc., ¿Por qué alguien no puede depender de Dios? ¿Por qué no actuar como Hipatia que nunca discutió sobre esto, sino que mantuvo su obsesión por las matemáticas y les daba opción a sus alumnos de ser o no cristianos? Si el hombre dejara a un lado la religión o su dogmatico ateísmo, para dedicarse a los demás hombres quizás el mundo sería mejor.

*Perder la fe para algunos puede ser tan trágico como para mí perder a quien sería una gran amiga, seguramente mi estupidez me llevó a desechar una sincera amistad, que ojala con el tiempo y el perdón de ella se pueda arreglar.

Twitter:@davidleogo

Blog:Locura Colombiana

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO