¡Dejad que los estudiantes vengan a mí!

18 de octubre del 2018

¡Dejad que los estudiantes vengan a mí, para convertirlos en proyectiles o munición de nuestras catapultas ideológicas! Más que una masa de hormonas rebeldes y contestatarias, nuestros jóvenes estudiantes; son en su mayoría; un gran conglomerado coherente, racional y centrado, con metas y norte claro, donde nosotros, como padres o forjadores, estamos seguros, obrarán de […]

¡Dejad que los estudiantes vengan a mí!

¡Dejad que los estudiantes vengan a mí, para convertirlos en proyectiles o munición de nuestras catapultas ideológicas!

Más que una masa de hormonas rebeldes y contestatarias, nuestros jóvenes estudiantes; son en su mayoría; un gran conglomerado coherente, racional y centrado, con metas y norte claro, donde nosotros, como padres o forjadores, estamos seguros, obrarán de manera ponderada y racional, no dejándose manipular por las maniqueas izquierdas ni por quien se considera el nuevo Mesías de la “Justicia Social” y la Colombia “Humana”, ¡Gustavo Petro! y sus incondicionales; (Fecode, Las Farc, y el Comunismo internacional y Bolivariano) quienes querrán permear la protesta estudiantil, generar violencia, crear caos desorden y mártires, para utilizarlos luego como ariete político contra el gobierno Duque, lo que ya ha sido detectado y donde habrá que tener mucho cuidado frente a la malevolencia e inescrupulosidad de los actores, expertos en infiltrar movimientos, generar actos de violencia y culpar los gobiernos de turno, para acceder al poder a mediano, corto o largo plazo.

Utilizando temas como la defensa de los Derechos Humanos, el medio ambiente, la megaminería, el fracking, las migraciones, la desigualdad y la hambruna, y la ideología de género, entre otros; las izquierdas, se muestran como bondadosas organizaciones políticas altruistas, idílicas y sensibles; que cautivan, seducen y enamoran; primero, a los jóvenes por esa sed de justicia social, que como un estallido, a la par de sus hormonas son manifiestas en ellos; sus líderes y caudillos lo saben; conocen del sarpullido comunista y lo explotan.

Hay que impedir a toda costa, la politización de la marcha estudiantil, cuya causa es legítima, pero no puede olvidarse que esta situación discriminatoria y aberrante viene desde hace muchos años atrás, donde era necesario asegurar la supervivencia del Estado con su defensa, de lo contrario, no hubiésemos podido llegar a donde estamos; que si bien es cierto, no es lo mejor, nos permite movernos con civilidad, tolerancia y democracia. ¡Para muestra esta convocatoria popular!

El actual gobierno, no puede pagar los platos rotos de actitudes inconsecuentes, erradas u oscuras de administraciones pasadas; ya el presupuesto para educación de las universidades públicas ha sido ajustado para el año próximo; es el mayor del presupuesto Nacional, por encima del de Defensa y seguramente el problema será solucionado definitivamente, pero no es justo, con un gobierno que escasamente lleva unos pocos meses y que encuentra un país revolcado, saqueado, fracturado, con grandes problemas; levantar una pira, una hoguera diabólica y revanchista, por parte de un líder resentido y sin principios, que ya pretende convocar y sumar a los estudiantes de secundaria en una alucinante cruzada antigobiernista.

¡Dejad que los estudiantes vengan a mí, para convertirlos en proyectiles o munición de nuestras catapultas ideológicas!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO