Dios es grande y fuerte: Poderoso

3 de abril del 2011

Mi Dios es grande y fuerte. Poderoso. En medio de nuestra debilidad muestra su fortaleza.
La debilidad no es otra cosa que la vulnerabilidad presente en nuestra vida, como las enfermedades, las amenazas de los malignos, los enemigos y los angustiadores como también las adversidades provocadas por el entorno.

No debemos confundir la debilidad con aspectos causados por nuestra mala conciencia, es decir, con el pecado.

La oración más que una búsqueda mágica y sobrenatural de resultados milagrosos es primordialmente la comunicación que nos permite estar asidos de su mano, saber que Dios está cerca porque nos ha hallado. Él se hace fuerte en nuestra debilidad.

Dios nos fortalece a través de las dificultades. Nos hace tambien sensibles a las necesidades de otros para dar consuelo y apoyo.

Deja que Dios te tome de su mano, levanta tus ojos y le hallarás, en donde te encuentres, aún en medio de la desesperación. Háblale.

Dios siempre tiene el control. No temas ni desmayes.

Es el Todopoderoso.

Yo lo creo.

JCA.
Vista de Columna.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO