El “fracaso” de las elecciones

4 de junio del 2011

El domingo 29 de mayo, se realizaron las consultas internas de los partidos para escoger los candidatos a concejos, asambleas, alcaldías y gobernaciones, en 271 municipios del país. Aunque el presupuesto asignado a la Registraduria Nacional fueron $60.000 millones, solo se invirtieron cerca de $40.000 millones.

El Ministro del Interior Germán Vargas Lleras, resaltó que aunque la jornada transcurrió en completa calma, calificó como “un fracaso” y lamentó la baja votación.

El único descontento no fue el señor ministro, la sensación de fracaso también fue acogida por varios políticos, periodistas reconocidos y personas en general, los cuales opinan que el derroche de dinero invertido en estas elecciones de poca monta, pudo haber sido invertido en los sectores en crisis como la educación, la salud, o para ayudar a la reconstrucción del país devastado por la ola invernal.

Creo que para parecerme al Ministro Vargas Lleras, me faltan muchos estudios y me sobran tres dedos y aunque coincido que las elecciones tuvieron una baja participación  cercana al 11.3% (De los casi 12.204.728 ciudadanos aptos para votar, solo se depositaron un total de 1.379.843 votos) no comparto la utilización de la palabra “fracaso” para denominar el suceso político de consultas internas del pasado domingo.

Este mecanismo de las consultas internas, tiene como objetivo propiciar la democratización en los partidos, las cuales permiten a los ciudadanos seleccionar y escoger a los precandidatos que los representarán. Y no de la forma “dedocrática”  y de democracia interna que está circunscrita a los directores de los partidos políticos.

No considero que haya sido un fracaso, ya que aunque este haya tenido una abstención cercana al 88.7% es una forma o método democrático donde se expresa la voluntad popular (así sea como en este caso, una inmensa minoría), es un ejercicio bueno para la democracia.

La baja votación solo demuestra que existe una crisis en los partidos, ya que tienen una falencia de comunicación con sus miembros, escasa difusión y poca formación pedagógica con sus integrantes, que lo que en última instancia, termina beneficiando a los poderosos y dueños de la maquinarias al interior de los partidos.

¿Qué pensarán en sitios como Garzón (Huila), Ibagué (Tolima) y Antioquia donde las votaciones fueron bastante significativas, donde partidos como El Liberal, El Conservador y el Partido de la U reacomodaron el ajedrez político? Los votos significativos de estos electores quedaron descalificados por un simple ejercicio matemático, y entonces ¿dónde queda el ejercicio democrático?

¿Y qué pasó con el voto en blanco señor ministro? No se olvide que este también es una forma de participación electoral y tiene igual valor que el voto a un candidato. Esto fue lo que sucedió en varias localidades de Bogotá como lo son Engativá, Suba y Rafael Uribe Uribe, el voto en blanco ocupó el primer lugar en votación, de la misma forma en Kennedy, Usaquén, Barrios Unidos y Tunjuelito, ocupó la segunda y tercera votación respectivamente.

Con esto queda demostrado o ratifica que los ciudadanos ejercieron su derecho al voto, pero carecían de candidatos idóneos y de buena calidad.

Al descalificar el bajo índice de abstención, es de recordar señor ministro que en las elecciones para la presidencia del año pasado y en todas las anteriores, también existió un alto nivel de abstención y  no por esto son inviables o son un completo fracaso.

Y por ultimo recordemos también señor ministro que en las pasadas consultas realizadas el 14 de marzo del 2010 el Partido Verde y el Partido Conservador eligieron sus respectivos candidatos presidenciales. A lo que considero usted debería de agradecer, (y aunque parto de supuestos) ya que de no ser por este mecanismo de consulta, posiblemente el ganador por el dedocracia absoluta, hubiera sido el más uribista de todos los uribistas Andrés Felipe “El Pincher Arias”

De haber sido así, sería otro el que gobernara, usted no sería el ministro estrella, las relaciones con nuestros vecinos serían peores que antes, los escándalos de corrupción en los sectores de la salud, el carrusel de los contratos, y el resort de Tolemaida estarían aun sin descubrir, la ley de víctimas no sería un hecho, María del Pilar Hurtado viviría placida en Colombia y todavía muchos como yo creeríamos que Juan Manuel Santos es un “igual a Uribe” entre muchas otras cosas mas.

Por esto creo que el mecanismo de las consultas internas son un instrumento importante y representativo, que le da a la comunidad la participación y la potestad de elegir el candidato de mejores capacidades, evitando la práctica y mucho más barata democracia interna, donde como dice el dicho: “el que manda manda y los demás obedecen”

Nota1: El ministro Germán Vargas es a mí parecer un excelente ministro y no tengo nada contra él.

Nota2: Para cifras y datos me dirigí a la página de la Registraduria y al Comunicado de Prensa Número 160 de 2011

Nota3: En cuanto al elevado costo de las elecciones remitirse a la Ley 130 de 1994

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO