EL ABOGADO DEL DIABLO

18 de junio del 2012

Esperemos que Santos anteponga el futuro de todo un país a su afán de portadas de revistas internacionales y pase de la retórica demagógica a la acción.

Hoy a mi parte optimista le toca hacer de abogado del diablo en favor de Juan Manuel Santos (y en contra de mi parte pesimista, que suele ganar los juicios). Si bien en un principio elogié el buen arranque que tuvo el actual presidente, después he criticado su exceso de palabrería, su pose vanidosa de prócer, y sus escasos resultados. No obstante, hay un componente de su gobierno que no había sopesado adecuadamente y que, si sale bien, podría justificar esa inacción y frivolidad que nos tienen en la incertidumbre de siempre acerca de la resolución de la guerra.

Ese componente del que hablo no es otro que una posición de gobierno que, sin aflojar significativamente en el campo militar, deja la puerta abierta para una negociación política con la guerrilla, refrendada ahora con la aprobación por el senado del marco legal para la paz, y previamente robustecida con la voluntad política del impulso de la ley de tierras y  de las cien mil casas para los más pobres.  Si se lograre un acuerdo de paz efectivo, a pesar del inevitable incremento de la delincuencia común y la desperdigada insurgencia de la insurgencia que ello conllevará, suponemos que el país recibirá, para la calidad de vida de sus habitantes, una propulsión sin precedentes.

Por supuesto que primero esa colosal locomotora de un eventual proceso de paz deberá llegar felizmente a destino, lo cual no queda tan claro después de los pobres resultados de la ley de tierras y del albur de las cien mil casas. Y segundo, una vez extirpado el cáncer de la guerrilla (que al fin y al cabo es una metástasis), habrá que enfilar baterías contra los miles de tipos de mafias que maniatan al país, contra la corrupción que desangra las arcas, y contra el tumor madre de la desigualdad y la falta de oportunidades. La esperanza estriba en que, con la guerrilla fuera combate, las energías destinadas para acabar con esas otras enfermedades serán mayores. Y también el estímulo moral.

Porque ciertamente es la oportunidad histórica desde que la guerrilla, con sus golpes mediáticos de finales de los ochenta –como la toma de la embajada de República Dominicana-, que coincidieron con el incremento de su radio de influencia tanto en el territorio nacional como en los círculos de poder, empezó a mostrarse como un agente realmente desestabilizador. Antes de ahora hubo otras oportunidades malogradas: a la primera tesis concebida para acabar con el fenómeno guerrillero -la receta del plomo a discreción importada por Turbay Ayala del cono sur- siguió la antítesis lírica de Belisario Betancur, con sus poéticas amnistías e indultos, que sólo sirvieron para que una guerrilla diezmada por Turbay se reconfigurara. Finalmente ninguna de las dos fórmulas dio resultado.

Adicionalmente, después de Betancur nunca hicimos un ejercicio dialéctico que nos permitiera una mirada ecléctica de los resultados históricos de esos dos gobiernos, lo que bien puede excusarse por el brusco surgimiento de un flagelo aún peor que la guerrilla (quién lo creyera): el narcotráfico; los gobiernos de Barco, Gaviria y Samper –si bien acosados por diferentes carteles- se vieron en la necesidad de reconsiderar sus prioridades en materia de orden público, desplazando el asunto guerrillero a un segundo plano para poder concentrase en la guerra que libró el Estado contra la mafia del narcotráfico.

Después, cuando exportamos la parte cinematográfica del narcotráfico a México y la guerrilla recuperó el primer lugar en las prioridades de orden público –al final del gobierno Samper-, resolvimos invertir el orden de los factores: esta vez la misma tesis de mano tendida sin reservas de Belisario –ya no bucólica sino sumergida en babas- fue no sólo la estrategia de Pastrana para ganar las elecciones (se dice que las Farc eligieron el presidente en esa ocasión, merced a la foto que inteligentemente concedieron al delfín), sino su entera apuesta de gobierno. Y, paradójicamente, después de los funestos resultados de Pastrana, las mismas Farc volvieron a elegir presidente: los vejámenes a los que nos vimos sometidos los colombianos por parte de ese grupo guerrillero durante el cuatrenio baboso hicieron que nos decidiéramos por su antítesis: la de las balas deliberantes propuesta por Uribe.

La ausencia de un nuevo y más influyente ingrediente equivalente al narcotráfico (inverosímil a estas alturas), la inusual extensión del mandato, y el nuevo fracaso en la solución del conflicto -unido todo eso a arbitrariedades y corrupción gubernamentales sin cuento- determinaron el desgaste del esquema Uribe y el vislumbre –por fin- de la necesaria síntesis que el sentido común pedía a gritos: una estrategia de salida política del conflicto sin el descuido de las acciones militares; y sin la irresponsable concesión de demandas absurdas.

Incluso antes del final del Uribato ya se adivinaba el nuevo ambiente: mientras al principio de su largo mandato el presidente lucía sereno, autosuficiente y autoritario (a nadie se le ocurría interpelarlo, y él no tenía la necesidad de pronunciarse sobre nada), al final se le veía desencajado, irascible y defendiendo como gato boca arriba sus políticas y decisiones. Y qué decir de ahora, cuando lo vemos fuera de sí, botando espuma por la boca, ante la patente posibilidad de una salida negociada a la guerra: cuando hay necesidad de mostrarse tan vehemente respecto a ciertos asuntos es porque se resquebrajan peligrosamente las talanqueras que se han levantado.

En ese orden de ideas, Santos tiene la posibilidad de lograr la síntesis que sugiere el devenir histórico y que mencionábamos más arriba: puerta abierta a la negociación sin descuido militar.  Lamentablemente, a cambio de la imagen de gran estadista que él cree proyectar, al presidente siempre lo he asociado con el abogado protagonista de la cinta El abogado del Diablo –dirigida por Taylor Hackford, quien, teniendo todo de su parte para materializar sus virtuales triunfos, sucumbe ante la antítesis de la racionalidad del hombre: la primitiva vanidad (“vanidad, mi pecado favorito” dice en la última línea de la película Al Pacino, en labios de la encarnación del demonio, John Milton). Esperemos que Santos anteponga el futuro de todo un país a su afán de portadas de revistas internacionales y pase de la retórica demagógica a la acción.

Y esperemos, también, por el bien de todos, que Hegel haya tenido razón.

@samrosacruz

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO