El atentado a Uribe: Otra salida en falso del gobierno Santos

19 de noviembre del 2013

Las noticias de atentados descubiertos antes de que sucedan a personajes de la vida nacional siempre nos han generado la paranoia de la legitimidad de las mismas. Nos hemos convertido en incrédulos no sólo de un hallazgo de inteligencia, sino que a su vez, luego de tantos falsos positivos siempre nos surgirá la idea de que toda acción oficial tiene un viso de estrategia política y en el caso actual electoral.
El llamado oficial a que el ministro de Defensa se comunicara con el expresidente Uribe a notificarle de un atentado que estaba fraguando las FARC en su contra, en un momento electoral cada vez más cerrado y con la posible reelección del presidente Santos deja tan mal sabor de boca por la forma en que terminó siendo visibilizado en los medios de comunicación. Lo que logra este tipo de salidas en falso comunicativas es que los colombianos le restemos importancia al acto, pues se terminó convirtiendo en un hecho a viva voz en medios sin ningún filtro inteligente, de ningún vocero oficial.
Personalmente considero que una comunicación de este tipo no tenía que hacerse de manera publicitada y llamativa, a menos que en la difusión de la misma se estuviese buscando un resultado en opinión pública, que para tal efecto no fue positivo y que resultó dando un giro de apoyo a la última persona que este gobierno quiere hacer titular: Uribe.
Lo que sucedió // “Aviso a mi enemigo que está amenazado por mi otro enemigo” En este caso es notorio que un táctica como esta simplemente dar la sensación de que no importa quién sea el personaje, este gobierno lo mantiene al tanto de los hechos, así estos vayan en contra de un proceso de paz tan ambivalente como el que tenemos en La Habana actualmente. Esta decisión al parecer tomada sin medir su impacto en la opinión pública deja claro que no hay al frente de la Casa de Nariño una claridad mediática sobre la sensación que quieren dar en la ciudadanía.
Otro esquema // “Dando pantalla” Si no quiero que mi principal contendor político llegue al Senado y su candidato presidencial se siga posicionando, la estrategia no es hacer que este aparezca en medios para darle las gracias al Gobierno, gracias que de hecho aunque son aparentemente sinceras, lo que terminaron fue de rodear a los detractores del proceso de paz y darles los argumentos de que en este gobierno lo que menos hay es control y que las FARC lo que menos quieren es la paz con este gobierno.
Lo que tendría que haber sucedido//“Generalicemos” Para mostrar un gobierno fuerte, sólido, enfocando en los resultados de la inteligencia militar y con miras a fortalecer la gobernabilidad, lo que ministro y presidente tendrían que haber hecho es hacer una presentación de todos los alcances que ha dado la inteligencia militar, mostrando los avances logrados y avisando entre otros lo que estaba pasando con Uribe. Paralelo a esto, tendría que haberse informado al expresidente y al fiscal de las amenazas y del descubrimiento realizado, pero eso era una consecuencia y no un impulsor de medios. Lo que terminó haciendo fue mostrar a un presidente Uribe que aprovecho para dar gracias al ministro de Defensa, enfocadas en mostrar que las FARC no están haciendo lo que tiene que hacer para la mesa de negociación.
En conclusión, hay torpeza en cada acción de este tipo. Se notan decisiones apresuradas sin medir los efectos que tienen en un país cada vez más perspicaz, que ha visto gobiernos que mienten y gobernantes que han engañado. La torpeza de la comunicación y de los impactos en opinión pública de parte del equipo del gobierno Santos me pone a pensar si se merece un segundo voto para dirigir un país que no cree que la gestión de todo lo que sucede en su gobierno es transparente, muy a pesar de sus esfuerzos. Como lo dije en otro post de este espacio, no siempre comunicar todo es algo que aporte a un gobierno, a veces hay que esperar a comunicar de manera organizada, para poder medir los efectos y consecuencias de la información brindada. Somos un país más elocuente al pensar en lo político pero igual sigue siendo una pasión que mueve odios y amores, y un gobierno como estos debe tener esto en cuenta, más si quiere que los colombianos vayamos a las urnas, sea para firmar la paz o para decirle al presidente: “Adelante”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.