¿Qué clases de prepago hay en Colombia?

23 de septiembre del 2013

El cuerpo se ha convertido una mercancía que cualquiera que esté en posición de pagar puede adquirir y ostentar como su bien más preciado.

La belleza y el poder tienen un estrecho vínculo que hoy por hoy sigue más vigente que nunca, para nadie es desconocido el fenómeno que surgió en la Colombia de los ochenta y que poco a poco fue creciendo como una bola de nieve en donde se destaca la historia de la famosa modelo o presentadora, que cae en las garras de los hombres de la mafia,  quienes en muchas ocasiones se hacen pasar por adinerados hacendados o empresarios pero que en realidad tras esa imponente fachada se esconde un lobo con piel de oveja. Muchas fueron las que en su época se dejaron seducir por los encantos de los viajes en primera clase y cuanto lujo se pudieran imaginar. Sin embargo, este es un fenómeno que contrario a lo que muchos podrían pensar está lejos de desaparecer, y que  por el contrario se ha ido matizando, adquiriendo características diferentes y que en el fondo sigue siendo el interés compulsivo por la compra y venta del cuerpo y la belleza.

Prostituta, Bogotá, Colombia, Kienyke

El cuerpo se ha convertido una mercancía que cualquiera que esté en posición de pagar puede adquirir y ostentar como su bien más preciado, por lo cual miles de mujeres van en busca de ese ideal de cuerpo “perfecto” a fin de conseguir al mejor postor, este tipo de relaciones se convierte en una especie de transacción en donde quien posee un cuerpo digno de mostrar lo entrega a cambio de aquello que por su cuenta no puede pagar.

Al cuerpo femenino se le ha fijado un precio, se ha convertido en bien el cual se compra y se vende, convirtiéndose en un valor agregado para los demás productos del mercado, de tal manera que parece ser que hasta la música no vende si no tiene un desnudo de por medio. No es de sorprenderse que “empresarios” anden por ahí con catálogos de mujeres que se han puesto a la venta llegando a conformar la categoría de las famosas “prepago” mujeres que por diversas razones decidieron poner en venta su cuerpo a cambio de todo lo que siempre soñaron. Si bien se dedican a una de las profesiones más antiguas del mundo, hoy en día ya no tienen que esconderse como antes lo hacían sino que por el contrario pueden ser de día estudiantes de una universidad deambulando por los pasillos, y  que al caer la noche van al bar de moda, a la fiesta de moda para encontrar a sus potenciales clientes.

Esta es una profesión que al ser la más antigua del mundo sin duda actualmente va en busca de una reivindicación y es que a fin de cuentas ya no sé si el que se ventilen los secretos y modus operandi de las famosas prepago en algo puede contribuir a la educación de un país que vive en la ignorancia    o por el contrario es una forma más de entretenimiento barato al cual tan acostumbrados estamos. Lo que si es cierto es que la televisión colombiana se ha convertido en un telón de fondo para mostrar lo que a muchos no les gusta ver y es que pese a todos los esfuerzos por resaltar los valores morales de la sociedad actual, son estos valores los que se quedaron en el olvido y han dado paso a la búsqueda insaciable del placer por el placer, y el cuerpo femenino se ha convertido en esa fuente de placer que al ser expuesto sin tapujos ni censuras deja al descubierto una carnicería abierta las 24 horas al consumidor.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO