El delito de ser clase media en Colombia

12 de septiembre del 2013

Cada noche agradezca al gobierno los ingentes esfuerzos para sacarlo a usted y a su prole del estado de pobreza.

¿Pertenece a la clase media colombiana? Entonces usted es uno de los 13.859.000 colombianos que prosperaron en la última década, según las cifras del gobierno y los gremios, donde la clase media pasó del 15% de la población en el 2002 al 29% en el 2012.

¿Qué significa ser clase media y prosperar? Ya le cuento:

Que como usted cuenta con ingresos entre $19.000 y $90.000 diarios, tiene empleo o es autoempleado (el 95% de la clase media) entonces usted paga todos los impuestos juiciosamente y mantiene la estructura económica del país.

Usted subsidia: con sus recursos es que el gobierno subsidia a las otras clases (los pobres que no tienen cómo y los ricos que no pagan los impuestos que deben pagar) ¡Felicitaciones! Usted es quien pagará todos los subsidios que el gobierno negocie con los gremios agrícolas, transportadores, educadores, pensionados, etc.

No insista: usted no tiene derechos especiales. Porque no es pobre, discapacitado o población vulnerable. A usted todo se le cobra y además contribuye para que a los grupos especiales les ofrezcan beneficios, ¡qué nobleza la suya!

Familia viendo television

Como usted recibe, según las cifras económicas, 27 millones de pesos al año si es media-baja, 45 millones de pesos anuales si es media-media y hasta 72 millones por año si clasifica en media-alta, usted es el que va a pagar el desarrollo social del país. ¿Acaso creía que los programas sociales del Estado los pagaba el presidente o los ministros?

Y claro, también va a pagar las consultas que se realicen a los grupos étnicos sobre las obras y el desarrollo de las regiones; como usted es mestizo, clase media y citadino, de malas: a usted nadie le consulta nada, paga y listo.

Los servicios públicos y educativos, para usted, carecen de subsidios. Usted puede pagarlos ¡no sea tacaño!

Si está pagando a cuotas un auto, no termina de pagar la vivienda y piensa en cómo pagará la universidad del mayor de sus hijos mientras realiza un crédito de consumo para los quince de la niña, ¡usted es alguien con dinero! Cuídese de los ladrones, les gusta merodear por los barrios de clase media…

No salga a las manifestaciones. Eso se ve mal en una persona como usted, que tiene ingresos para pagarse una vez al mes un buen café en Juan Valdés, que le gusta ir a cenar cada seis meses con su mujer y que aspira a conocer Europa antes de morirse. Además, en  ninguna manifestación van a mirarlo con buenos ojos, usted es de los de arriba…

Coma calladito. Eso significa que en las reuniones en su casa usted deja el sonido en el mínimo posible, no grita por su equipo de futbol favorito, no se pega del pito del auto para celebrar un triunfo y mucho menos se le ocurre invitar al vigilante de la cuadra a un traguito. Usted es de los llamados “gente de bien” cuídese de hacer el oso.

Paga calladito. Eso también le aplica: absténgase de pedir rebaja o vendaje en el corrientazo, eso es de quinta…

Cada noche agradezca al gobierno los ingentes esfuerzos para sacarlo a usted y a su prole del estado de pobreza y sumergirlos en esta maravillosa prosperidad, dándose el lujo de pagar, pedir créditos y trabajar duro en beneficio de todos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO