El fiscal y el cartel de la corrupción

Foto: Canal Capital

El fiscal y el cartel de la corrupción

21 de octubre del 2017

El país está siendo azotado por los más graves escándalos de corrupción de toda su historia: Odebrecht, el Cartel de la Toga, los Panama Pappers, entre otros. Estos casos han develado la corrupción sistémica que lo carcome de raíz y solo se han podido conocer por las revelaciones que ha hecho los Estados Unidos. Los procesos guardan conexiones y similitudes, pero quizá lo que más llame la atención es la presencia continua de un personaje.

Y no se trata de Otto Bula, ni del Ñoño Elías. Hay un nombre que aparece más veces que el de todos ellos: Néstor Humberto Martínez Neira. Y no por ser el Fiscal General, sino por el papel que desempeñó antes de ocupar tan poderoso cargo.

Así lo dejó en evidencia el histórico debate de control político que los Senadores Jorge Robledo y Claudia López realizaron en el Congreso, veamos.

  • Financiación de campañas:

Uno de los capítulos más graves del escándalo de Odebrecht es el relacionado con los ríos de plata que entregó la firma brasileña a las campañas presidenciales de Santos – Vargas y Zuluaga – Holmes. Verdaderos sobornos prepago para tener un gobierno de bolsillo que les garantizara multimillonarios contratos.

Por versiones conocidas en los medios de comunicación, uno de los grandes protagonistas de la financiación para la Campaña Santos Presidente fue el mismísimo Néstor Humberto Martínez. Quien se desplegó a fondo entre sus cacaos amigos para aceitar la maquinaria para la segunda vuelta, al punto que cuando ganó la fórmula Santos-Vargas, su recompensa fue el computador de palacio y el Ministerio de la Presidencia, que solo existió mientras él estuvo.

Por su parte, versiones de prensa aseguran que Germán Vargas Lleras se encargó de prender la maquinaria del Caribe y de los Ñoños que fue donde más corrieron los dineros ilícitos. ¿El Fiscal Martínez estará dispuesto a investigarse a sí mismo y a Vargas, quien es su aliado y amigo? ¿Compulsará copias a la Comisión de Acusaciones? ¿Dejará que esto quede en la absoluta impunidad?

  • Ocaña-Gamarra:

El país conoció que Odebrecht pagó sobornos de 4.5 millones de dólares a Otto Bula para que se le asignara a dedo esta vía, que costó cuantiosos 1.2 billones de pesos. La Fiscalía reveló que fue mucho más dinero. Lo que el fiscal no dijo es que antes de su llegada al ente acusador, él mismo fue abogado de Odebrecht y emitió un concepto indicando la ruta jurídica para que Ocaña-Gamarra no fuera entregada por licitación pública. 

De no ser por las valientes denuncias del Senador Robledo, el país jamás habría conocido el concepto que dio Martínez sobre esa adición ilegal. Y el ilícito no quedó ahí. Martínez Neira y las exministras Cecilia Álvarez y Gina Parody aprobaron el CONPES 3817, que hizo viable el mega negocio. A ellas las investiga la Fiscalía, él por su parte, es el jefe del ente investigador.

  • Contrato de Estabilidad Jurídica:

Recientemente se conoció que Odebrecht pagó miles de millones para que se le aprobara un contrato de Estabilidad Jurídica a la Ruta del Sol. Buscaba así evitar que el Estado le subiera los impuestos y también protegerse de cualquier cambio legal que afectara sus intereses.

Como ese tipo de beneficios no era aplicable a las concesiones viales, ya que todos los riesgos se asignan al concesionario, Odebrecht pagó 4.000 millones para “superar esa barrera”. Lo curioso es que el abogado de Odebrecht para obtener esa protección fue Néstor Humberto Martínez, quien recibió una millonaria prima de éxito por la obtención del contrato y de tan rentables privilegios.

  • El Cartel de la Toga:

Este tenebroso Cartel se descubrió cuando la DEA cogió in fraganti al Fiscal Anticorrupción Corrupto Gustavo Moreno, ¿Quién lo nombró en tan estratégico cargo? Néstor Humberto Martínez. Luego se supo que el Fiscal Corrupto no solo era de Cambio Radical, el mismo partido del Fiscal General, sino que era cuota de Leonidas Bustos, quien sería el cerebro del Cartel y quien fuera además el aliado indispensable de Martínez Neira en su carrera por la Fiscalía.

Con los votos del combo de Bustos en el bolsillo, Martínez se encargó de hacer valer su poder y el de sus padrinos y, de la mano de su aliado togado, hizo lo imposible: lograr en un santiamén el nombramiento de las siete vacantes de la Corte.

Lo que no pudo resolver la Corte en dos años, lo resolvió Martínez en ¡un día! Según Noticias UNO, Martínez retribuyó a Bustos con cuotas en el ente acusador. A sabiendas o por ingenuidad, Martínez pudo haber ayudado a fortalecer el Cartel de la Toga. Eso tendrá que establecerlo la Fiscalía, cuyo jefe es el propio Martínez.

En un país serio y con una sociedad civil fuerte, un Fiscal General tan implicado en los casos que investiga ya tendría que haber renunciado. Incluso, hasta en los Estados Unidos de Trump, el Fiscal General Jeff Sessions tuvo que apartarse de las investigaciones contra el primer mandatario y su cúpula por el denominado Rusia Gate, por el solo hecho de haberse reunido con el embajador ruso en campaña, lo que condujo a nombrar un Fiscal Adjunto que adelantara de manera imparcial las investigaciones.

¿Qué garantía de justicia y de verdad hay con un Fiscal implicado hasta el tuétano en los escándalos de corrupción? No la hay. Lo que por el contrario se prevé es la absoluta impunidad de los de arriba. Por lo tanto, la única forma de que caigan los máximos responsables de estos escándalos, que son los verdaderos dueños del poder, la única manera de que caigan los Santos, los Vargas, los Sarmiento Angulo, es que primero caiga el Fiscal.

Por eso, yo me uno al llamado de López y Robledo: ¡Colombianos derrotemos el pacto de corrupción e impunidad que nos gobierna!

@AndresPachonTor

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.