Siria, ¿otra guerra por combustible?

22 de septiembre del 2013

Con el fin de contrarrestar a Rusia y tener una mayor diversificación energética la UE y EE.UU diseñaron el proyecto Nabucco.

Un cóctel de factores integra el conflicto Sirio, no solo la lucha religiosa es la protagonista de los brutales ataques, cientos de muertes y miles de desplazados que generan los enfrentamientos entre el régimen chiíta de Bashar al-Assad (apoyado por Irán y el grupo terrorista Hezbolá e indirectamente por los Rusos) y los rebeldes sunitas (respaldados por Arabia saudita, Qatar y tácitamente EE.UU)

Uno de los secretos a gritos que poco difunden en detalle los medios de comunicación es la importancia geoestratégica que Siria representa en el pulso que libran las potencias por dominar el mapa energético del mundo, este país de 23 millones de habitantes y 185.180 km² sin duda alguna resulta un territorio sumamente atractivo para los intereses económicos de EE.UU y Rusia.

Siria se encuentra ubicada en la cuenca oriental del Mediterráneo, convirtiéndose en el puente perfecto para comunicar a Oriente medio y Asia con Europa y el norte de África y donde al parecer de muchos expertos se encuentran ubicadas junto a Israel y Libano las mayores reservas gasíferas del globo terráqueo y una cantidad importante de petróleo, no en vano Rusia tiene una base naval en el puerto de Tartus desde la época de la guerra fría.

Rusia mediante su paraestatal Gazprom, la compañía de extracción de gas natural más grande del mundo, realiza exportaciones a más de 30 países, posee el 18% de las reservas gasíferas existentes y representa el 14% de la producción mundial, suministra a Europa el 36% del gas que este continente consume a tal punto que los países Bálticos dependen exclusivamente del gas ruso, su plan de expansión contempla líneas de negocio en Europa, Asia-pacifico y América, inclusive actualmente Gazprom realiza exploraciones en la plataforma continental Venezolana.

Gazprom es el principal socio del gasoducto Nord Stream con un 51% de participación, un proyecto de 1.224 klm de tubería que se extiende desde Vyborg – Rusia y atraviesa el mar Báltico hasta llegar a Lubmin – Alemania, donde se encuentra la terminal de recepción, posteriormente el gas es transportado principalmente a Bélgica, Dinamarca, Francia, los Países Bajos y el Reino Unido, la línea 1 se inició a construir en abril de 2010 y se terminó en junio de 2011, por su parte la línea 2 se concibió en mayo de 2011 y vio la luz en abril de 2012, según su página web Nord Stream tienen capacidad para suministrar hasta 55 millones de metros cúbicos de gas anuales durante cinco décadas.

Pero como la intención de Gazprom por dominar la totalidad del mercado europeo es voraz el 7 de diciembre de 2012 inicio la construcción del proyecto South Stream que inicia en Rusia y cruzaría el Mar Negro suministrando gas a Bulgaria, Serbia, Hungria, Eslovenia e Italia con ramificaciones a Croacia y Bosnia-Herzegobina, dentro de los socios hay empresas estatales y capital privado de países como Rumania, Macedonia, Austria, Francia, Alemania y Grecia, el gasoducto deberá iniciar operaciones en enero de 2016.

Con el fin de contrarrestar a Rusia y tener una mayor diversificación energética la UE y EE.UU diseñaron el proyecto Nabucco el cual suministraría gas a Europa desde Turquia pasando por Bulgaria-Rumania-Hungria hasta llegar a Austria, pero este fue inviable debido al retiro de algunos socios estratégicos como BP, los altos costos, las continuas reestructuraciones, postergaciones y el desinterés de los países abastecedores como Iraq, Turkmenistán y Azerbaiyán, este último decidió conectar su camplejo gasístico el Shah Deniz II en el Mar Caspio al proyecto TAP Trans Adriático Pipeline dando así la estocada final a Nabucco.

El TAP gasoducto Transadriático es una iniciativa de BP (20%), SOCAR (20%), Statoil (20%), Fluxys (16%), Total (10%), E.ON (9%) y Axpo (5%) se surtirá del gas del Caspio-Azerbaiyan pasara por Georgia y Turquía conectando con Grecia e iniciando sus 870 Klm de recorrido por Albania y el Mar Adriático hasta llegar al sur de Italia a San Foca donde surtirá el norte de Europa también suministrara a centro Europa por Bulgaria y los Balcanes, aspira en 2019 vender 10.000.000 m³ anuales de gas.

Para completar la polémica Siria firmo un tratado con sus vecinos Irak e Irán para construir otro gasoducto que saldría del yacimiento Iraní de gas South Pars y así suministrar esta forma de energía a Europa por el Mediterráneo, este se convertiría en el proyecto más importante de oriente medio y podría a futuro interconectar y abastecer gas a la India y China, no hay que olvidar que Damasco también tiene sus propias ambiciones y no quiere ser subordinada muestra fehaciente de esto es “la estrategia de los cuatro mares” idea planeada por Bashar al Assad en 2009 que busca poner a Siria como el centro logístico y operativo del transporte de gas y crudo entre los mares del Mediterraneo, Negro, Caspio y el Golfo Pérsico; Este proyecto tiene disgustados a los Emiratis y Qatarís que también tienen planes de construir su gasoducto y competir por la creciente demanda Europea.

Algunos miembros fuertes de la UE como ven amenazada su seguridad energética, no quieren depender exclusivamente del suministro de gas del kremlin, temen el poder que pueda ejercer Gazprom por su posición dominante a la hora de fijar precios y no quieren arrodillare ante un eventual cierre de la llave tal como paso hace algunos años con Ucrania y Moldavia.

El empleo del gas natural ha tomado mucha importancia en el uso industrial reemplazando lentamente al carbón, la energía nuclear y el fuel oil, debido a sus bondades con el medio ambiente y los bajos precios, se prevé que para el 2020 la demanda de gas natural en Europa sea de 80 mil millones de metros cúbicos.

Por eso el gas de la discordia no es el gas sarín utilizado por Al-Assad contra su pueblo, por eso Siria es tan codiciada por Obama y tan protegida por Putin puesto quien la controle terminara controlando a oriente medio; sin duda alguna este escenario geoestratégico cambiara la forma de hacer política o mejor de hacer la guerra.

Contra Azimut: Bashar al Assad sabe en donde está parado, no quiere control de sus tierras por parte de las potencias, pero igual necesita de ellas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO