El gran diferencial: conocimiento con humildad

7 de noviembre del 2019

Por: Julián Sacristán.

El gran diferencial: conocimiento con humildad

El mayor activo que tenemos como sociedad es el conocimiento; este nos permite avanzar como grupo colectivo y ampliar los límites hasta hoy conocidos en un proceso que se retroalimenta y va creciendo investigación tras investigación.  Debemos estar agradecidos con quienes dedican sus vidas a ampliar las fronteras de lo conocido mediante estudios e investigaciones que nos abren a nuevas realidades y nos hacen entender que en la medida que más estudiamos, entendemos que el conocimiento es más grande de lo que hemos imaginado y que en realidad sabemos muy poco.

Desde que somos niños aprendemos y hoy, con todo el “desarrollo” de la sociedad, vamos entrando al jardín a edades cada vez más tempranas, nos formamos para ir al colegio y cuando existen los medios asistimos a la universidad, hacemos especializaciones, maestrías, doctorados, post doctorados y así, seguimos una ruta, que en algunos casos es motivada por mejorar el nivel de ingresos y en otros por saber más y obtener conocimiento. Lo que no se nos puede olvidar es que por más temprano que entremos a estudiar y títulos que obtengamos, nuestra vida es demasiado corta para abarcar tantas cosas que hay por saber, y es allí donde la humildad y el poder del trabajo en equipo se convierten en herramientas para que el conocimiento tome nuevas dimensiones.

La trampa de saber mucho aparece cuando se pierde la humildad pues en muchos casos saber algo, o creer que se sabe, nos hace pensar que no es necesario buscar más, nos conformamos con el “Así es” o el “Así lo hemos hecho siempre y funciona”, simplemente nos adaptamos al status quo y como ya sabemos muchas empresas han quebrado por eso, el no querer cambiar o avanzar.

Sobre este punto, es necesario trabajar en las empresas, no solo teniendo personas competentes con el conocimiento adecuado, sino que sean capaces de compartir lo que saben y que estén dispuestas a tumbar sus paradigmas, ya que una de las cosas que tristemente sucede cuando se  adquieren conocimientos es que con ellos llega el ego, ese enemigo que hace creer a las personas que son dueños de la verdad y se cierran a escuchar a otros que les pueden enseñar algo o proponer nuevas ideas.

El conocimiento con humildad es un gran activo que nos lleva a compartirlo, ampliarlo y nos permite construir sobre él. Las personas y empresas que entienden este punto están destinadas a crecer y a ser cada vez mejores, por esto los invito a que nunca se crean conocedores de todo, que se den la oportunidad de ver nuevas perspectivas y que compartan lo que saben, porque la sociedad necesita de ello para seguir avanzando.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO