¿Qué hace llorar a Sarah Jessica Parker?

9 de junio del 2013

Amable y sonriente, se sentó frente a mi y le pregunté sobre los zapatos dorados de plataforma que tenía puestos.

Todo por un vestido.  Y por la sana costumbre de fijarme en los detalles, las “maricaditas” que llaman tantos de manera despectiva.  Una noche de Mayo del 2010, la representante de relaciones públicas de la productora Warner para América Latina me invitó a ver “Sex and The City 2” como requisito para poder hacer entrevistas  con los miembros del elenco.  En un momento relevante de la película, Carrie Bradwhaw, que es el personaje principal interpretado por Sarah Jessica Parker, se mete en un muy ceñido vestido diseñado por John Galliano para Dior.  Un numerito de corte asimétrico, en un estampado que asemeja las páginas de un periódico.  En ese momento recordé que en la serie de televisión -que jamás debió ser extendida en formato de cine- ese vestido ya había sido utilizado , y al llegar a la casa investigue el número exacto del episodio y hasta copié textualmente el parlamento que acompañaba la escena.

Al día siguiente, muy a las 9 de la mañana, estaba llegando al hotel Mandarin Oriental.  En estas actividades de prensa, que se llaman junkets, se habilita un piso completo del hotel escogido para poder tener una sala de espera para periodistas, un área de suculentas comidas y bebidas, y suites para cada uno de los artistas, productores y directores participantes.  A medida que nos llaman, uno por uno, los entrevistadores pasamos de espacio a espacio hasta concluir la ronda.  El mío era el primer turno, y sin desayuno siquiera me avisaron que comenzaría con Sarah.

Ella llegó como anticipaba, perfectamente bien arreglada.  Gracias al hecho de que la ropa de diseñador es un personaje más de Sex and the City, la Parker es un ícono mundial de moda.  Amable y sonriente, se sentó frente a mi y mientras afinaban detalles de sonido y luz le pregunté sobre los zapatos dorados de plataforma que tenía puestos.  Eran Christian Louboutin.  Para la entrevista, especifican los organizadores de estas actividades, sólo se tienen 5 minutos.  Uno de los coordinadores menciona en voz alta mi nombre, el medio para el cual trabajo y mirando a una de las dos cámaras saludo a la audiencia y comienza la entrevista.

Luego de tocar temas como el regreso del personaje después de otras producciones en que ella ha trabajado desde “Sex and the City 1”, y de su participación en esta película como productora, siento que ya he cubierto la información seria y sobria que caracteriza el canal que represento. Así que me relajo y le digo:

– Luego de ver el film, fui a mi casa con la curiosidad que me causó un vestido que me conmovió, y recordé que fue en el episodio numero 47 de la serie cuando te lo pusiste…

–  Oh! te acordaste? respondió ella.

–  Y tu personaje decía: “y en algún lugar allí afuera, Big estaba solo de nuevo.  El universo podrá no ser justo siempre…

– Me vas a hacer llorar…

–  …pero al menos tiene un buen sentido del humor”.  Ese vestido significa mucho para tus fans.  Y regresa en la película por una razón específica.  Como fue eso?

– Bueno…..realmente me vas a hacer llorar, no puedo creerlo.

En ese momento la miré fijamente y a pesar de que en cámara, en un plano abierto no se ve claramente, había un par de lágrimas asomadas en sus ojos.  Ese es un momento inolvidable, porque es una de esas ocasiones en que el entrevistado es sorprendido y halagado, y la reacción es completamente espontánea.  Allí estaba una de las actrices mas famosas del planeta, conmovida, muy humana, muy dulce, dándome una respuesta que no importaba, porque mas allá de las palabras o lo superficial del tema, me recordaba que las estrellas son tan humanas como los demás mortales que las ponemos en ese status.

Mas adelante, los críticos despedazarían la película:  Andrew O’Hagan del London Evening Standard escribió: “esta podría ser la película mas estúpida, racista, la mas llena de odio contra las mujeres en lo que va del año”.  Pero no me importa.  Porque gracias a esa película me pude sentar con una de las divas de Hollywood y verla soltar unas lagrimitas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO