El mejor parqueado se lo lleva un Libanés

23 de junio del 2019

Blog de Salua Kamerow

El mejor parqueado se lo lleva un Libanés

Que no me digan que los hombres manejan mejor que las mujeres; ya lo escucho y con los siglos de experiencia que nos llevan, no nos dan ni a los tobillos.

El otro día estaba terminando de parquear en paralelo y cuando me bajé, un señor de unos 70 años me dijo que ni él parqueaba así de bien. Yo no sé si el tipo esperaba que yo le sonriera y me sintiera halagada con semejante insulto, pero quedó en ascuas cuando le dije que mi mamá me había ensenado a parquear y a manejar.

Mi mamá siempre fue una dura parqueando, y aún lo es—casi a sus 70 años—, y no es que me las tire de muy feminista, la verdad es que las mujeres somos muy buenas (incluso manejando) muy a pesar del mundo de cosas que la vida corriendo nos trae hoy. Y no es por tirarle agua sucia a los hombres, el contenido de mi blog es que no hablen de las mujeres al volante.

Y lo comprobé aquí en Beirut, llegué hace ya una semana y me sentía un poco rarita por aquello de la distancia y mi familia lejos, entonces me fui a caminar. El palo de sol y de calor era insoportable, pero… ¿qué más podía hacer en tierras desconocidas que irme a conocer?

Ya había visto que uno de los atractivos turísticos de Beirut son las Rocas Raouche, cuenta la mitología que son los restos de un monstruo marino que Perseus mató para proteger a Andromeda. Lo cierto es que las rocas están muy bien situadas cerca de la playa y desde el mirador se aprecian mucho mejor. Muy cerca del mirador hay muchos restaurantes, hoteles y cafés para pasar el rato y tomarse fotos.

El hecho es que, casi llegando a las rocas, vi a un tipo tratando de parquear un carro mediano en el espacio de un carro pequeño. No necesitaba ser una experta para determinar que el carro no entraba en ese hueco ni si lo parqueaban de lado, pero el tipo lo intentó muchas veces, y ya me tocó detenerme a entender lo que quería hacer.

Buscaba mi teléfono dentro del bolso porque quería hacerle un video, pero no lo encontraba entre tanta cosa que llevaba. Cuando por fin lo encontré, ya había parqueado y se había ido feliz y orgulloso de haberlo ‘embutido’ en ese espacio. Yo quedé perpleja con tanta desfachatez del conductor.

Seguí mi camino a las rocas y cuando llegué, me senté a disfrutar la vista con una deliciosa limonadita con menta fresca pero aún no podía creer lo que había visto.

Las rocas son un atractivo turístico, pero no para perder mas de media hora ahí. Me regresé a la universidad a organizar mi dormitorio y prepararme para mi primera clase al día siguiente.

Estaré recorriendo uno de los países mas hermosos del Mediterráneo y contándoles todas mis historias en la capital del país.

Hoy solo les doy una actualización de cómo va mi viaje pero el próximo domingo les contaré sobre Jeita Grotto, cómo llegar, por qué ir, y qué es.

Por ahora me despido desde Beirut.

Instagram: @saluakamerow

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO