De un partido político a un partido de fútbol

1 de agosto del 2018

Por Juan Pablo Gómez.

De un partido político a un partido de fútbol

Viene siendo costumbre desde hace muchos años que los políticos de turno se involucren en el deporte como herramienta para la generación y evolución de su poder. Tampoco es un secreto que los gobernantes de turno vean y contemplen al fútbol como un movimiento mediador entre muchas partes y busquen el reconocimiento de la opinión pública para lograr el verdadero fin.

Jorge Enrique Vélez ha sido designado como el nuevo zar del fútbol profesional colombiano, será la persona encargada de buscar nuevas oportunidades de negocio que beneficien a la Dimayor, a la Federación Colombiana de Fútbol y lógicamente a las 36 empresas que se refugian en una razón social para ser considerados equipos profesionales de fútbol.

Pero ¿Qué tan bueno es que una persona sin experiencia en el ámbito del fútbol llegue a gobernar? ¿Cómo es su relación con Felipe Robledo? ¿Y por qué Jorge Enrique Vélez llega a ser presidente, si en realidad muy poco lo conocen?

“Vengo a romper paradigmas”, fue la respuesta de Vélez hacia los medios de comunicación tras preguntarle si era positivo que una persona desconocida en el fútbol llegará a dirigir una entidad que ha estado implicada en varias oportunidades en temas de no transparencia, en conflictos políticos y de intereses, y que sin lugar a dudas es una entidad demasiado importante desde el panorama social y nuevamente político. Sin embargo, detrás de la elección de este nuevo presidente queda una sensación extraña con relación a la Superintendencia de Industria y Comercio.

El pasado 25 de septiembre la SIC se pronunciaba frente al tema de la reventa de boletas que al parecer ocurrió durante toda la eliminatoria a Rusia 2018. Felipe Robledo, Superintendente de la SIC y amigo de Jorge Enrique Vélez, se pronunciaba con lo que parecía ser una investigación en contra de la Federación, sus directivos y las empresas encargadas de la logística de la boletería.

Lo curioso es que 12 horas antes de escoger nuevo presidente, la SIC se volvió a pronunciar con unas declaraciones muy similares a las de hace diez meses. Sin pruebas contundentes, nombrando a dedo personajes del ámbito futbolero y utilizando a los medios de comunicación para hacer pensar que la Dimayor como estaba, iba muy mal. Caímos en el juego y todo pareciera que la jugada de ajedrez ha sido muy buena.

Desde el interior de la Dimayor los 36 equipos quedaron satisfechos con la elección, puesto que su nuevo presidente prometió no solo nuevos ingresos sino también mayor gobernabilidad, es decir, menos control de las entidades del estado.
Política y fútbol, siempre encaminados a depender el uno del otro. Averiguaremos muy pronto qué sucederá con el Canal Premium.

Juan Pablo Gómez

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO