El oro negro sin su brillo

23 de febrero del 2015

El petróleo es de gran importancia a nivel mundial, gran parte de la actividad diaria gira entorno a los derivados de este. En los últimos meses ha experimentado una baja considerable en su precio, de estar en un valor superior a $100 (dpb), hoy se cotiza alrededor de los  $50 (dpb). La historia nos habla […]

El petróleo es de gran importancia a nivel mundial, gran parte de la actividad diaria gira entorno a los derivados de este. En los últimos meses ha experimentado una baja considerable en su precio, de estar en un valor superior a $100 (dpb), hoy se cotiza alrededor de los  $50 (dpb).

La historia nos habla de los diferentes factores que contribuyeron a que el precio del petróleo se mantuviera por encima de los $100 (dpb), Estos son, entre otros, la manipulación de la demanda hecha por la OPEP (organización de países exportadores de petróleo), donde aquellos países que la conforman, acordaban reducir la producción con el fin de incrementar los precios; otro es  la poca producción de petróleo de algunos países como EE.UU. Además, factores como el crecimiento de las grandes potencias (India y China) generó una creciente demanda del oro negro.

Actualmente,  existe un gran avance tecnológico, lo que genera la posibilidad a los países productores de aumentar la producción, extrayendo el petróleo en condiciones y ambientes difíciles. Un ejemplo es el “fraking” implementado por EE.UU el cual permite extraer crudo y gas de capaz muy profundas entre rocas; el problema de esta tecnología es que es muy costosa y se sostendría solo si el precio del barril está por encima de los 80 dólares. La OPEP acordó no reducir su producción a pesar que el precio del petróleo siga disminuyendo, apostando a que EE.UU reduzca su producción por la falla de rentabilidad del sistema que tiene implementado. Todo esto generó una sobreoferta que está afectando el precio en el mercado.

La otra cara de la moneda por parte de EE.UU, muestra su supuesta intensión de afectar e imponerse a grandes productores de petróleo (Venezuela y Rusia) los cuales su estabilidad política y económica depende de los ingresos del crudo. Por eso es que poco le interesa la rentabilidad que genere, así que incrementó su producción pasando de ser un país consumidor a productor, y la OPED mantiene una producción similar a la oferta estadounidense, apostándole a no reducir su cuota de mercado y el poderío como países exportadores de petróleo.

Los efectos del bajo precio del crudo para Colombia son variados, uno de ellos es la devaluación del peso frente al dólar lo cual beneficia las exportaciones y encarecen las importaciones. De otro lado el ingreso nacional tendría un efecto negativo por concepto de regalías por la caída del precio del crudo. Al reducir los ingresos para el fisco,  el gobierno colombiano intentará llenar el vacío con ingresos provenientes de otros sectores de la economía, como es aumentar los impuestos a través de la reciente reforma tributaria. Los ciudadanos no experimentarán el bajo precio del crudo en el valor de los combustibles, esto por el fondo de estabilización que consiste en que la nueva ganancia proveniente de la venta de combustibles, irán a parar a la financiación de proyectos nacionales como la exploración petrolera y cubrimiento de huecos fiscales.

@SZuluagaZ – @r2d2_pepi

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO