El Partido Conservador ha muerto.

23 de junio del 2011

 

El Partido Conservador ha muerto.

Con tristeza hago esta anuncio, el cual que ya debe ser un secreto a voces dentro de las personas insignes de este Partido que algún día trazo los destinos de la patria.

Cuando un Partido destina su esfuerzo a ser simplemente una concubina del poder esta destinado a desaparecer.

Por el momento es rescatable la digna “oposición” que ejerció el Parido Liberal, lo que lo dejo sin burocracia convirtiéndolo en una cenicienta del poder, pero le allanó el camino para posicionarse como una opción viable que eventualmente se ha acercado al poder con astucia, recogiendo así los frutos de lo que parecía una árida cosecha de 8 años de desencuentros.

La ley de víctimas, la inigualable cantidad de candidatos para las elecciones de octubre, los coqueteos del Presidente Santos, la concurrencia de sus militantes en el poder, son muestra de que – a pesar de la golpeada imagen de todas las colectividades – el Partido Conservador se llevo con creces el desprestigio y primer lugar de repudio, labrando así su propio destino al aniquilamiento.

Cuando los conservadores (púes lo soy… o lo era… ya ni se!) nos refugiábamos en el color azul como símbolo – no de nobleza – sino de rectitud, decencia y valores, ahora el Partido Conservador es sinónimo de corrupción, clientelismo, complicidad y burocracia rampante.

Cuando personas como Álvaro Gómez empiezan a desaparecer y sus banderas se desdibujan y olvidan, es evidente que el camino queda abierto para que personas como los “ilustres” senadores y actuales directivos del Partido lo hayan convertido en el Partido que permeó la DNE, se alió con Para – políticos, consintió con el todo vale, y hoy simplemente haya desaparecido presa de su apetito politiquero.

Es mejor que la emblemática sede del Partido se clausure. Cuando no se tiene vocación de poder, y la mayoría de representantes del insigne color azul se encuentran señalados de corrupción o tras las rejas, y cuando las opciones para las alcaldías y gobernaciones son tan absurdas como un William Vinasco o un Paulo Laserna, es hora de decretar la defunción del Partido.

Señores, el Partido Conservador ha muerto, costará mucho trabajo y nuevas figuras resucitarlo, espero que la divina providencia nos acompañe, y el electorado no castigue estas actuaciones que un día fueron lo opuesto a lo que profesaba esta casa azul de estadistas.

Se rumorea que el próximo presidente del congreso será azul, mis mejores votos porque así sea, y que como un mesías de la política logre la resurrección de esta colectividad, no sin antes solicitarle que su designación venga acompañada de ejemplares lecciones para con aquellos que mancillaron este noble color y el aval que se les dio.

 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO