El presidente anuncia el fin del mundo (21 de Diciembre del 2012)

17 de julio del 2012

Un cuento para no dormir. El mandatario se despertó intempestivamente de un sueño profundo, su cama King Size, estaba humedecida por el sudor de una larga angustia. Miró a su esposa que dormía plácidamente, no quiso despertarla. Trató de recordar qué imágenes inconscientes pudieron haberle ocasionado ese estado de nerviosismo. Ninguna importante, pero insistentemente su cerebro repetía: «Francisco, todo acabará el 21 […]

Un cuento para no dormir.

El mandatario se despertó intempestivamente de un sueño profundo, su cama King Size, estaba humedecida por el sudor de una larga angustia. Miró a su esposa que dormía plácidamente, no quiso despertarla. Trató de recordar qué imágenes inconscientes pudieron haberle ocasionado ese estado de nerviosismo. Ninguna importante, pero insistentemente su cerebro repetía: «Franciscotodo acabará el 21 de diciembre del 2012», eran ecos de una gran caverna interior. Esa frase daba vueltas reiterativamente en su mente, como si tuviese vida propia por varios minutos.

Afortunadamente, aquel pensamiento se fue diluyendo por la ardua agenda que sus asistentes le tenían para ese día: reunión del gabinete de ministros, revisión de nuevos proyectos de ley, junta extraordinaria con el alto mando de las Fuerzas Armadas para analizar la seguridad ciudadana, entre otras más. De esta manera, toda su atención y energía se concentraron, en el cumplimiento de sus obligaciones.

En la noche, después de cenar con su esposa e hijas, se sintió extenuado, y se fue a dormir temprano. Sobre las 11:00 PM, estaba sumido en un profundo sueño. Sintió como su corazón latía descontroladamente, y el mismo mensaje empezó a rondar su cabeza con mayor intensidad: «Francisco, todo acabará el 21 de diciembre del 2012». Ansioso, miró el reloj, marcaba las 3:00 AM, y le fue imposible conciliar el sueño. Levantándose de su cama se dirigió hacia el estudio del primer piso de su casa presidencial, y trató de olvidar esas vibraciones internas, que le habían producido esa fatídica sentencia.

Para ordenar la mente, decidió escribir en su agenda, y al despuntar el alba, iría a consultar al Dr. Pacheco; médico personal, y además pediría la asesoría de su director espiritual, monseñor Laverde. Para asegurar toda posible respuesta, integraría a su amigo, el profesor: Richardson.

 De todas las consultas, ninguna lo satisfizo totalmente. Las voces que escuchaba podían ser por: exceso de trabajo, recuerdos dolorosos de la infancia, deseos sexuales reprimidos, neurosis de angustia, quizás falta de fe, clemencia, tolerancia, humildad,  desmedida ambición, e incluso el no haber abrazado los sacramentos tranquilizadores para el alma. O sería posible un ataque psíquico a través de poderes desconocidos, causando el rompimiento del cuerpo astral, y el consiguiente desequilibrio de los chacras con el fluido vital; quizás lo peor, el cumplimiento inexorable de las profecías Mayas.

En el fondo de su corazón, sentía que los asesores consultados no tenían razón, y por lo tanto, las palabras que lo martirizaban provenían de un poder superior a él mismo. Ante estas dudas, se retiró algunos días a su casa de campo, a las afueras de la ciudad, y dejó al mando de sus responsabilidades al vicepresidente.

 Permaneció, por consejo de monseñor Laverde, tres días en completo silencio; no contestó su teléfono móvil, ni siquiera el saludo de su cuerpo de seguridad, y se comunicó únicamente por medio de notas, que escribía en pequeños papeles dirigidos a la cocinera, y al personal donde se encontraba. Al finalizar el voluntario retiro espiritual, estaba completamente seguro, de que este vaticinio se cumpliría.

 El martes 12 de Junio del 2012, su jefe de comunicaciones convocó alrededor de cien periodistas de todos los medios nacionales e internacionales, en el salón azul de palacio. A las 4:00 PM, el presidente informó al mundo la noticia más impactante y asombrosa, que gobernante alguno, durante toda la historia de la humanidad, hubiese difundido: «¡Señores periodistas, el fin del mundo será exactamente el 21 de diciembre del 2012; nos quedan seis meses de vida, y rogamos al cielo que durante el tiempo podamos prepararnos física, mental y espiritualmente para este definitivo evento!», exclamó el presidente, con voz impostada, para disimular la zozobra, producida al dar esta primicia.

 Las declaraciones causaron revuelo planetario, debido al prestigio del presidente, sustentado por su inteligencia, tenacidad, y, especialmente, por su sentido común en los años de gobierno. Todas las cadenas televisivas, radiales, Internet, redes sociales y medios impresos circularon esa advertencia apocalíptica. Después de algunas semanas, en donde reinó el pánico e incoherencia, propias de ese letal futuro, las Naciones Unidas emitieron un comunicado, destacando las siguientes órdenes, para ser ejecutadas inmediatamente:

 1. Todas las religiones del mundo se unirán, sus guías espirituales tendrán la prioridad de consolar a las personas que lo soliciten y prepararlas para la trascendencia hacia el encuentro con Dios.

 2. Se convoca a todos los profesionales del planeta en las áreas de: medicina, psiquiatría, psicología y terapias alternativas, para integrar equipos de manejo de crisis personal, familiar y social de los habitantes del planeta.

 3. Los grandes capitales económicos de todas las naciones se fusionarán, para atender las necesidades más apremiantes, y compartirán el dinero para cubrirlas.

 4. Se activarán todos los estamentos de seguridad mundiales, con el fin de garantizar la protección ciudadana y así controlar actos de violencia, pillaje, agresión física, y robos, que puedan amplificar el caos colectivo.

 5. Las grandes compañías de alimentos se verán en la obligación de incrementar a gran velocidad la conversión de la comida en alimentos no perecederos.

 6. Los medios de comunicación masivos, estarán en la obligación de transmitir películas, documentales e informes periodísticos, que exalten los valores morales, éticos y espirituales de los ciudadanos. Se prohíbe,  todo contenido de violencia, conflictos armados, sexo pornográfico e imágenes, que estimulen el desequilibrio mental, emocional y pensamientos negativos de las personas.

 (Este manifiesto se extendía a treinta puntos, siendo los mencionados anteriormente los más importantes de acatar).

 En corto tiempo, el presidente Francisco, se sintió más unido a su mujer, hijos y amigos. Por increíble que parezca, luego de tres meses de haberse enterado las personas sobre el fin del mundo, se fueron sintiendo extrañamente en paz, con una conexión y tranquilidad interiores, donde el amor, desapego, humildad y deseo de servicio, reinaban en los corazones, y se reflejaban en sus acciones.

Poco a poco, el afán por el dinero fue quedando atrás, desaparecieron  los carruseles de la corrupción, la ambición de poder, el egoísmo y la búsqueda incesante de belleza, al igual que fama. Se apagaron mundialmente los teléfonos celulares, los chats de Blackberry y iphones: igualmente, millones de computadores se cerraron evitando la contaminación visual y electromagnética.

 Así mismo, bajó el consumo de gasolina, los derivados del petróleo y gases tóxicos de las fábricas industriales. Se purificó el oxígeno, y las personas pudieron caminar libremente, sintiendo un nuevo bienestar en sus vidas. Los grandes laboratorios farmacéuticos, que en principio calcularon un incremento del 500%, en las ventas de ansiolíticos y tranquilizantes, empezaron a cerrar su producción, pues los consumidores ya no tenían tanta angustia ni desesperación.

Inclusive las Fuerzas Armadas, soldados y grupos terroristas dejaron de tener sentido, como muchas otras cosas en el mundo. La nueva vibración planetaria basada en la aceptación, el conocimiento de sí mismo y el amor, apocaban las intenciones belicosas, envidiosas, oscuras, ladinas y bajas de los seres humanos.

Durante las dos últimas semanas previas al acontecimiento profetizado, el gobernante Francisco, se sentía lleno de alegría y satisfacción; había cambiado su estilo de vestir por mantos de algodón blanco y simples sandalias. Podía caminar por entre las multitudes, sin ningún guardia que lo protegiera. A su paso, el público lo aplaudía y admiraba, los mandatarios de otros países seguían su ejemplo, y el mundo parecía por primera vez, desde su creación, estar en algo parecido a la total armonía.

 Desde el 19 de diciembre del 2012, casi toda la comunidad global entró en una quietud meditativa, cundió el deseo de tomarse de las manos y abrazarse unos a otros. Solo anhelaban dar, sentir y recibir amor universal. En las grandes ciudades, se escuchaban los cánticos de las aves mañaneras, alegrando a quienes las oían. Esa simpleza hizo entender: que el verdaderamente rico es aquel que menos necesita de las cosas.

 El 21 de diciembre del 2012 a las 11:00 PM, Francisco tuvo la necesidad de estar completamente solo en este tránsito hacia el fin  del mundo. Él había aprendido, que solamente aquel que sigue sus corazonadas logra la paz. Se disculpó ante su familia, gabinete y asesores; pidió que no lo interrumpieran hasta faltando cinco minutos para las doce de la noche. Lentamente se dirigió a la capilla de la mansión presidencial, para estar en silencio con Jesús. Al ver que el tiempo se había cumplido, su esposa e hija mayor golpearon la puerta. Como el presidente no respondía, llamaron a algunos miembros de seguridad. Faltaban tres minutos para acabarse el mundo, y ansiaban estar abrazados a este profeta iluminado, el presidente abrió la puerta del recinto tranquilizando a su esposa. Docenas de cámaras enfocaban su rostro y transmitían los momentos definitivos de vida humana. Francisco, inhalo profundamente, se sonrió, y exhalando su último suspiro, cayó abruptamente al suelo.

Al marcar las 12:00 del nuevo día, todos pensaron que los próximos muertos serían ellos, se abrazaron eufóricamente y gritaron«Es verdad, lo único importante es el amor, y lo único verdadero es el espíritu». Permanecieron en ese eterno abrazo, y nada diferente ocurrió en el mundo.

Pasaron cuatro, cinco y hasta diez minutos, era ya el 22 de diciembre del 2012, y nada, absolutamente nada, aconteció. Se miraban sorprendidos, nadie entendía, todos esperaban un estallido que barriese la Tierra, por un impresionante choque causado por otro planeta, o al menos unos descomunales fenómenos naturales, como tsunamis, terremotos, ciclones y huracanes. Lo que menos imaginaron era seguir aún con vida.

 Mientras contemplaba el cuerpo sin vida de su esposo, la primera dama de esa nación tuvo un momento de iluminación, y dos grandes lágrimas salían de sus ojos, al comprender el verdadero significado, del mensaje enviado desde el más allá a Francisco: el fin del mundo fue el fin del mundo personal y único del presidente, quien desde su intuición supo la fecha exacta de su fallecimiento. Las otras lágrimas, mucho más dolorosas que bañaban su rostro, fueron producidas por la certeza de que el mundo volvería a ser el mismo de siempre.

Conclusión:

Desde la primera profecía Maya del 11 de agosto de 1999 hasta la fecha de este artículo – martes 17 de Julio del 2012 -, han muerto por diversas causas aproximadamente 400 millones de personas, las cuales han encontrado el fin del mundo terrenal (eso sin contar los miles de años anteriores y su correspondiente tasa de mortandad).

El miedo a la muerte es realmente inevitable, y la angustia de la separación que el hombre siente desde que nace hasta que expira, es más fácil de sobrellevar si se enmascara con la idea del fin del mundo. Es preferible la muerte colectiva a afrontar la muerte individual. Ese profundo miedo nunca nos abandona, puede sobrellevarse solamente con la aceptación de nuestra fragilidad en la existencia, entendiendo que el fin del mundo no existe, puesto que al morir nuestra energía no se acaba, sino tan solo se transforma, cambiando de vibración.

Allí en nuestro futuro, estará siempre el amor, la fuerza base de todo lo creado, entonces al cerrar por última vez nuestros ojos en este mundo, y al abrirlos de nuevo en el otro, miraremos con que gusto, amabilidad, y ternura seremos acogidos por nuestro creador, descubriendo en ese instante el por qué y para qué, de nuestra misión. Recordemos, que esta gracia es por reconocimiento de los errores, y superación de los mismos, dentro del orden que genera paz.

armandomarti50@yahoo.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO