El reciclaje no es una opción, debe ser una obligación

17 de marzo del 2015

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones de personas, con un alto consumismo de las dos terceras partes de la misma y con altas desigualdades sociales en el mundo, resulta imprescindible pensar en estrategias viables y alternativas sostenibles que disminuyan la presión sobre el medio ambiente, generen un compromiso entre sociedad-entorno […]

Con una población actual de más de 7 mil 500 millones de personas, con un alto consumismo de las dos terceras partes de la misma y con altas desigualdades sociales en el mundo, resulta imprescindible pensar en estrategias viables y alternativas sostenibles que disminuyan la presión sobre el medio ambiente, generen un compromiso entre sociedad-entorno y evolucionen hacia lo que realmente necesita el planeta, un desarrollo verde basado en acciones que promuevan la eficiencia y transparencia en calidad de vida y calidad ambiental.

El reciclaje y el consumo responsable han formado parte de estos lineamientos socio-ambientales que han marcado un punto importante en la decisión del comprador, en la producción de las empresas y en políticas públicas.

Ante la crisis de civilización que estamos afrontando, la innovación juega un papel clave en la búsqueda de compromisos y responsabilidades mancomunadas que permitan gestión del conocimiento, acciones ligadas al desarrollo y capacidad adaptativa ante las inminentes transformaciones planetarias con las cuales tendremos que aprender a vivir desde hoy.

El reciclaje, más que una opción debe ser una obligación. Debe ser vista como un punto de responsabilidad empresarial y gubernamental, que permita no solamente la reutilización de productos o elementos ya comercializados, sino también la disminución de empaques que promueven la generación de mayores cantidades de desecho.

¿Podremos vivir en un mundo repleto de basura?, esta es la pregunta que hay que hacerse cuando pensamos que unas 6 mil millones de personas consumen diariamente lo que “deberían consumir” en una semana. Si las acciones no son tomadas a manera correctiva, el futuro (y no tan futuro) se vislumbrará muy difícil.

Es nuestra obligación como sociedad, no solo contribuir a escoger productos más “eco-amigables”, sino también exigir a nuestros gobernantes mejores y viables políticas en reciclaje, reutilización y mejor eficiencia en el consumo. Nuestra oportunidad es ahora y necesitamos emprender acciones que generen una mejor calidad de vida para todos con mayor igualdad y oportunidad.

@Climateate

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO