El recuerdo de un sofá

18 de mayo del 2011

¿Por qué cuando era feliz
tu decidiste llorar
y no intentar descubrir,
que es sentir y percibir,
que el corazón el vuelo alce?

¿Por qué me buscas ahora,
demandando que visite
el recuerdo de un sofá,
para que puedas robar
mi enorme felicidad,
y que esta te de las alas
para que puedas volar?

Pero otra vez llegas tarde,
porque tengo un gran defecto:
doy una oportunidad,
para quien me quiera amar,
pero si nada se da,
al olvido van a dar.

Pretendes creer ahora
que era mi única tarea,
estar siempre y para siempre,
esperando por tu amor.

Por supuesto que eso no,
porque tu amor ya se borro,
y mi pobre corazón,
con uno nuevo se quedo.

Un nuevo amor más escueto,
pero espontáneo, anclado,
sin prejuicios y sin juicios,
pero con el espejismo
de volar al infinito.

Twitter @JaimeBacares

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO