El verdadero valor de las palabras

El verdadero valor de las palabras

27 de octubre del 2015

vocabulary

Empezamos por respirar para abrir el túnel de la verdad, el túnel de la condena, el pasadizo de lo que nos hace libres y nos separa, luego debemos desempolvar la valentía, empuñar con orgullo lo que afirmamos y engranar cada sentimiento. Y dejamos salir el monstruo de nuestro corazón, la babaza ayuda a deslizar las letras pero la superficie, la levedad en nuestros labios, no sabe retener lo que nos revuelve las entrañas.

Lo que decimos nos atrapa en una espiral de promesas o de consignas que debemos sostener con todos, sobre todo con nosotros mismos.  Entonces no tiramos el primer topetazo, mordisqueamos nuestra propia lengua, no importa la sangre, el dolor sin voz que está en nosotros, solo queremos aguantar un poco todo, buscando en nuestro silencio el verdadero valor de las palabras.

Y a medida que pasa la vida te vas volviendo un poco más cabrón con todos y todo, más sucio, más decidido, más directo con lo que queremos sentí y decir.

Ya no sentís tanto, solo un poco, ya no permitís que algo dentro de vos se desborde. Entonces no te gustan todas las cosas ni todas las personas. Te atrae lo demasiado claro e incandescente o la oscuridad absoluta.

Te das cuenta mientras observas por el retrovisor de la vida que la gente no sabe a qué sabe el dolor. Aplauden y lloran cualquier tipo de valentía, pero ¿sabes qué es tener valor? Es salir a la vida y matarte y follar y amar y olvidar, y poder follar y amar de nuevo sin que ningún recuerdo te muerda alguna esquina de lo que eres.

Eso es tener valor, el valor  de las palabras, de los actos, de lo que decimos al hacer. La valentina no está en las condiciones, eso es una circunstancia, y superable. El valor está en lo que sentimos, poder arrancarse el corazón del pecho y tirarlo a la calle o al mar, y defiéndete tú solo hijo de puta.

Esa es la verdadera vida,  la única luz por la que puedes escapar del no eres. El camino empedrado pero tranquilo por el que marchas desnudo de cualquier duda, de cualquier contrariedad o arrepentimiento,  el verdadero valor de las palabras…

Pavel Stev Salazar

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.