“Essential killing” o el escape predecible

19 de mayo del 2011

La última entrega del director polaco Jerzy Skolimowsky, que hace presencia en la versión XVII del Festival de Cine Europeo en Colombia, es una travesía extrema de supervivencia pero a la vez un escape predecible; muchas de las escenas son inverosímiles, aunque se desarrollan en espacios fotográficamente magníficos —un canal en un desierto y un bosque de nieve de postal— y prácticamente sin un diálogo continúo.

Essential Killing (2010), que fue reconocida con una mención especial y la Copa Volpi al actor Vincent Gallo en el Festival de Cine de Venecia de ese año, relata el escape de un hombre que fue arrestado por las tropas norteamericanas en un lugar del desierto afgano, cerca a Kabul, después de haber, literalmente, volado en pedazos a tres miembros de esas fuerzas armadas. El espectador no entiende las razones concretas por las que este hombre asesinó a estas personas más allá de que lo hizo por defensa propia, por miedo, por esencia e instinto de supervivencia. Después de haber sido atacado con morteros, el hombre sufre un trastorno auditivo, por lo que no escucha más allá de ruido blanco y un pito intermitente que podría enloquecer hasta a la persona más tranquila del planeta. En vez de palabras, él empieza a percibir el mundo por medio de gestos amenazadores, golpes, incomprensión, torturas, zozobra y sensaciones de dolor. Se reproducen conductas de tratamiento de rehenes en conflictos políticos, que en este caso se remite a la discutida ocupación de Afganistán.

Además de no entender el idioma, de someterse al escrutinio militar, de perder su pelo entre unas tijeras y entrar a ser un número de un pelotón de arrestados con capucha y uniforme naranja, es trasladado a un país del norte de Europa—lo que se equipara a su destierro—. En el momento que, por un golpe de suerte, el camión en el que era traslado sufre un accidente y rueda por una colina, el hombre logra escapar y empieza una faena en medio de un invierno despiadado, entre la nieve de un paisaje completamente desconocido y marcado por temperaturas bajas que se podrían registrar en el desierto cuando el sol se oculta; una persecución a la que sólo podría sobrevivir un héroe de tiras cómicas.

Sufre de hambre, lo persigue un pelotón de hombres armados con perros, mata al condenado que se le encuentra en el camino, queda herido, roba comida, ataca a una señora para amamantarse de leche materna. En fin, a este hombre le pasa de todo en un lugar inhóspito en donde la probabilidad de encontrarse con humanos cada 10 metros es remota; en donde, en cambio, si es muy probable que los lobos lo atacaran sin piedad sobre todo si estaba bañado en sangre. Pero no, como MacGyver y su navaja suiza, logra escapar de las trampas del destino: incluso burla a la muerte, de pronto por enésima vez, después de que le cayera un árbol encima y además consigue armas y munición de la nada, como si éstas brotaran de los lagos.

Este personaje agoniza a medida que trascurre el largometraje, y lo hace de forma tan lenta que al final deja de importar de qué forma se va a despedir de este mundo. Y agoniza sin que ni siquiera sepamos su nombre ni sobre su vida, excepto por unos flashbacks difusos —sueños, en realidad— sobre su mujer y su hijo, sobre lo que simbólicamente representa para él la burka azul aguamarina y muchas incógnitas sobre la razones que lo motivan seguir dejando sus huellas marcadas en el espeso bosque, en su propio ataúd. Incluso, su encuentro con una mujer sordomuda, quien le ayuda a sobrevivir de hipotermia, refuerza descaradamente la suerte que tiene el hombre en 83 minutos extensos de silencio y sinsentido.

Director: Jerzy Skolimowsky.
Reparto: Vincent Gallo, Emmanuelle Seigner y Zach Cohen.
Duración: 83 minutos.
Año: 2010

Ver tráiler…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO