Farallones

28 de junio del 2012

FARALLONES SON COLOMBIA

Fuente Imagen: www.colombia.pordescubrir.com

De norte a sur del departamento del Valle del Cauca, y en la Cordillera Occidental se encuentran los Farallones de Cali, una de las Maravillas Naturales más representativas del sur-occidente colombiano, así como lugar preferido para los deportes extremos y las caminatas; mientras los factores perturbadores del orden público lo permitan. En 1968 fue creado y desde ahí fue un motivo de orgullo para este departamento y su capital, que ya avanzaban en los altos niveles de civismo que lograron alcanzar en los años 70´s y 80´s, hasta que llegaron ciertos amigos depredadores del Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible. Abarca terrenos de municipios como Cali, Jamundí y Dagua, así como la parte hacia el Océano Pacífico. En total, es una superficie de 150.000 hectáreas, donde se localizan los ríos Melendez, Pance, y Cali; sus suelos se encuentran entre los 1600 y los 4100 metros sobre el nivel del mar, donde se pueden encontrar bosques de niebla, y sus páramos que se caracterizan porque no tienen frailejones, sin que implique dicho fenómeno la nefasta mano del hombre.

Debido a la alta presencia de cuerpos de agua y de vegetación, el Parque Nacional Natural Farallones reviste mucha importancia a la región colindante, por cuanto es el principal suministro del preciado líquido, así como la importancia social que implica; ah, eso sin olvidar a la fauna allí presente, incluyendo especies tan exóticas como ranas y serpientes venenosas, y el famoso mambore (sapo de gran tamaño). También es considerado un regulador climático para el Valle, así como es fuente para trabajos de investigación en Botánica, Biología, Física, Química, Ingenierías, entre las más destacadas materias. Se desarrollan actividades de Ecoturismo, así como información sobre Programas de Equilibrio Natural (www.cali.gov.co).

Pero como ocurre en un país como Colombia, donde los Recursos Naturales son asuntos de segunda mano, gracias a las ansias de los gobiernos de turno sobre obtener dinero a costa de los recursos naturales, sin importar la suerte del Medio Ambiente y el Desarrollo Sostenible, dicho parque ha entrado en los últimos días en una polémica sobre invasión de territorios, so pretexto de unos títulos de 1904 (habrá que ver que tan verdaderos serán estos papeles). Y si a todo esto, se le suma que en el Valle y en Cali principalmente, la política se ha convertido en una Torre de Babel por la presencia de ciertas influencias con cierto olor a podrido (evocando a Martín Vegel), el futuro de los Farallones NO será el mejor si Colombia NO se concientiza y empieza a actuar inmediatamente frente a los peligros que rodean dicha Belleza Natural. Y a todo esto, se le suma la presencia de grupos armados al margen de la ley (FARC, ELN, AUC, Bacrim), quienes también han invadido el parque, lo han depredado para la siembra de cultivos ilícitos como su principal fuente de financiación, y el sitio ideal para esconder a sus secuestrados (vivos o muertos). Mejor dicho, ¿qué pensarán los Farallones sobre un país que los tiene al abandono?

Volviendo al tema de las denuncias, en días pasados aparecieron en los principales diarios de circulación nacional (EL TIEMPO Y EL ESPECTADOR), los relatos hechos por el Superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez (lo irónico de este caso es que Vélez es antioqueño, y en ciertos círculos de alta alcurnia valluna producen escozor los paisas, mientras permanecen indiferentes frente al parque); donde afirma que han sido vendidos ilegalmente 2533 apropiaciones en los Farallones. Es más, hay un hecho de la mayor gravedad a nivel ambiental y sostenible; la venta por parte de la Alcaldía de Cali a particulares de terrenos de la maravilla natural y que se encuentran protegidas (sería bueno saber el nombre de ese genio burgomaestre que cometió semejante alcaldada). “Estamos hablando de irregularidades que vienen desde los años 70 (el parque fue creado en 1968), el municipio no podía vender estos lotes, y los vendieron a particulares”, palabras de Vélez. Todo esto ha conducido a la intervención de la Oficina de Notariado y Registro en Cali, donde se presume, puede haber documentación suficientes sobre hechos como: sentencias de declaraciones de pertenencia después de la declaratoria de parque natural, resoluciones de adjudicación de baldíos, escrituras de dación en pago, cesión de bienes fiscales y aumento de áreas sin fundamento técnico. Ojalá hayan resultados pronto, se aclare todo y se castigue a los culpables de tales infamias, porque seguro, los habrá.

Finalmente, quedan los siguientes interrogantes:

  • ¿Qué pasó con los movimientos cívicos, muy característicos del pueblo valluno, frente a tan execrables acontecimientos?
  • Sería bueno saber las opiniones de expolíticos como Juán Carlos Abadía, que tanto bombo y platillo se daba cuando era Gobernador, pero que no miró a los Farallones.
  • ¿Qué hay del Ministerio del Medio Ambiente?
  • ¿Dónde estuvo la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, alias CVC?

Que tristeza.

PD1: Frente al esperpento de la Reforma a la Justicia, hay que apoyar al Referendo Revocatorio de la misma, pero eso sí, a nombre personal y no de partidos.

PD2: Gustavo Petro vuelve a la Alcaldía de Bogotá. ¿Qué sorpresas traerá?

PD3: Reactivación de la orden de captura contra el Dr. Ternura alias Luis Carlos Restrepo. Un punto negativo para Uribe & Cía.

PD4: A propósito del expresidente, se le ha visto muy callado frente a los micos de la Reforma a la Justicia. No se cree que el nieto sea la causa.

PD5: A propósito del tema de la columna, el domingo son las elecciones atípicas del Gobernador del Valle. Ojalá los Farallones NO sigan perdidos.

PD6: A propósito de reformas y legislación a su amaño; Senadores como Eduardo Enriquez y Jesús Ignacio García dejan mucho que desear.

PD7: Ya renunció Juán Carlos Esguerra al Ministerio de Justicia, ¿no deberían seguir Germán Vargas y Federico Rengifo?

PD8: El único error de Sigifredo Lopez (quien padece una injusticia) fue fustigar en su momento al gobierno de Álvaro Uribe Vélez.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO