Feliz día del abogado…

23 de junio del 2012

En un país como Colombia, inundado por nosotros los ignorantes de las matemáticas, por nosotros los expertos en tergiversar argumentos, por nosotros los habla mierda, por nosotros los “intelectuales”, es decir por nosotros los abogados, en nuestro día me veo en la obligación de escribir exaltando nuestro gran oficio, y digo exaltando porque solo se […]

Tomada de Primerahora.com

En un país como Colombia, inundado por nosotros los ignorantes de las matemáticas, por nosotros los expertos en tergiversar argumentos, por nosotros los habla mierda, por nosotros los “intelectuales”, es decir por nosotros los abogados, en nuestro día me veo en la obligación de escribir exaltando nuestro gran oficio, y digo exaltando porque solo se puede elevar aquello que está por debajo, y si hay algo que está realmente por debajo es la imagen de los abogados.

Tomada de Primerahora.comDefinitivamente el común de las personas que no gozan del honor de conocer del derecho, de manera errónea llegan a la conclusión de que los abogados son unos pillos, unos bribones o como diría el tango unos granujas, y esto lo digo por varias razones; la primera de ellas es que no hay ser más recto  que un abogado ya que nosotros siempre estamos pendientes de realizar actividades que no cualquiera puede desarrollar porque necesitan de la recta función del abogado, por ejemplo ayudar a crear la historia de nuestro país, como bien lo diría el hoy exministro Esguerra, quien en varias ocasiones mencionó que la reforma a la justicia tramitada en el congreso era “histórica”, claro que fue histórica como todas las actuaciones de nuestro querido congreso  lleno este de honorables colegas, los cuales merecen tantos beneficios como se les puedan dar por su recta labor, para nadie es un secreto que sus funciones son complicadas y que en ningún momento sus beneficios son proporcionales a estas, o sino pregúntenle al honorable abogado y senador Corzo a quien no le alcanza para su gasolina, a Merlano que no le alcanza para su botella, a Gaviria que sin ser abogado recibe también pocos beneficios por sus funciones como mis colegas, tan es así, que este no ha podido comprarse una buenas gafas para leer, etc., que triste ¿no?

La segunda de ellas es que no hay persona más honesta que un abogado; que orgulloso me siento de mi profesión cada vez que escucho a los honorables y cultos magistrados de nuestra Corte Suprema de Justicia quienes apoyaron esta gran reforma, y quienes a diferencia de lo que hicieron la mayoría de colombianos los cuales pecan por su ignorancia, realizaron un estudio jurídico objetivo detallado sobre la misma llegando a una respetable conclusión, que la reforma era muy buena, y es que solo basta mirar las explicaciones de la corte que como siempre llena de grandes argumentos, fundamentados en su correcta doctrina, respetable de principios generales del derecho y de la misma constitución, apoyaron esta excelente reforma; pero los estúpidos colombianos pensando que el apoyo se debía a un aumento en su periodo como magistrados, ya hablan de un oportunismo por parte de ellos, ¿Quién dijo que estar cuatro años de más como magistrados es bueno?¿Quien dijo que casi mil millones de pesos de más por cuatro años de trabajo era buen dinero? Definitivamente la ignorancia es atrevida.

En esta tercera y última razón quisiera demostrar mi tesis de que nosotros los abogados somos unas honorables personas dedicadas a cumplir una importante función social, y esto lo haré nombrando como ejemplos a los más reconocidos juristas de nuestro país. Para empezar hay que nombrar a los más buenos de todos, el doctor Abelardo de la Espriella, el doctor Jaime Lombana y el doctor Jaime Granados, estos estudiosos del derecho son el más claro ejemplo de generosidad y amor por el prójimo, siempre prestos de manera desinteresada a representar a quien lo necesite, en ocasiones hasta ofrecen sus servicios de manera gratuita como en el caso de Rosa Elvira Cely y en el de Colmenares, etc. También esta el doctor Eduardo Montealegre, que honor tenerlo como fiscal, un hombre acertado en todas sus decisiones las cuales son en derecho y van ligadas al garantismo penal, tal y como lo ha hecho en el caso de la joya de Sigifredo López, él es todo un maestro. Pero son tantos los buenos abogados de este país que no solo no acabaría sino que usted se motivaría a estudiar derecho, por lo que quiero obviar el análisis a los congresistas de este país, al expresidente Uribe, a los hermanos Valencia Cossio, etc. Culmino invitándolo a que cambie su opinión sobre los abogados, creo que de estos personajes usted puede aprender y ojala llegue a ser como ellos y ya verá que logrará algún día ser un buen ciudadano y una buena persona.

FELIZ DÍA COLEGAS.

*Cuando será que el Estado dejará de entregar permisos para abrir facultades de derecho en el país, y cuando regulará de manera efectiva la función de los abogados.

Twitter:@davidleogo

Blog:Locura Colombiana

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO