Firma de acuerdo de paz en Colombia con las Farc

20 de septiembre del 2016

Toda Colombia anhela la paz, toda Colombia quiere la paz.

Firma de acuerdo de paz en Colombia con las Farc
Toda Colombia anhela la paz, toda Colombia quiere la paz, si pensamos en todas las familias que han sufrido las consecuencias de una guerra que ha dejado tantas heridas, tanto dolor y tanto sufrimiento, si pensamos en nuestros soldados, en todas las fuerzas armadas que han padecido con este flagelo y que han perdido sus vidas o han quedado mutilados, si pensamos en los hijos, padres, madres, hermanos y  abuelos que han sufrido con ellos… y ellos con honor han defendido esta nación y han salvaguardado su Constitución.
Si pensamos en nuestros campesinos, familias destruidas, vidas truncadas, padres, madres, hermanos, hijos e hijas perdidos, ya sea asesinados por la guerrilla u obligados a enrolarse en sus filas, o simplemente jóvenes buscando un mejor ingreso para poder ayudar a sus familias.
Seres humanos que han perdido el bien más sagrado como es la libertad, que han tenido que padecer esa tortura porque un grupo rebelde así lo ha querido.
Tampoco podemos olvidar nuestra madre tierra, ella también ha tenido que soportar y sufrir la incoherencia y la locura de esta guerra con la explosión de oleoductos que la han contaminado, a gaia también la podemos incluir entre los afectados por el conflicto.
Cómo no vamos a querer la paz, creo que todas y cada uno de las personas que viven en este hermoso país, ya sea colombiano, extranjero o simplemente turista, quiere la paz. Todo ser con un poquito de consciencia prefiere la paz a la guerra.
Veo con mucho recelo el querer firmar una paz a toda costa y es lo que le pasa a tantos colombianos que “no se están debatiendo entre un SÍ o un NO por la paz” eso tienen que estar claro, la duda está en algunos de los acuerdos a los que ha llegado el gobierno con este grupo alzado en armas.
El lunes 29 de agosto se vio reflejado el poder de un hombre, el poder del comandante de las Farc junto a sus subalternos, se vio al Timochenko “dar la orden” a todos sus mandos, a todas sus unidades, a todos y cada uno sus combatientes de cesar el fuego y las hostilidades de manera definitiva contra el Estado colombiano.
La pobreza, la desigualdad social, la falta de oportunidades, es como una nube negra que cubre de vergüenza a nuestra nación, la injusticia social llevó a que nacieran estos grupos alzados en armas. Las Farc llevan 52 años matando, asesinando, secuestrando, voleteando y en el negocio del tráfico de drogas.
Si vemos dentro de estos grupos guerrilleros también se cuecen habas. La fortuna multimillonaria que han ganado ellos no la reparten equitativamente entre sus filas, hay diferencias muy marcadas entre los escalafones y rangos de sus integrantes y ni qué decir de la desigualdad en el trato con las mujeres.
Como tantos colombianos nos preguntamos qué ha pasado con la fortuna amasada por este grupo guerrillero, si ellos buscan una Colombia igualitaria, buscan una justicia social e iguadad de oportunidades para los colombianos, por qué no inician dándole esas oportunidades a los integrantes de sus propias filas, muchos de ellos han dado su vida por seguirles.
Por qué no repartir esa fortuna para ofrecer a esos pobres guerrilleros un mejor futuro y un bien, para estar dentro de la sociedad civil a la que se van a integrar, no sé si ellos mismos han pensado en la cuantía que les correspondería al dividir el botín que han obtenido después de 52 años de delincuencia.
El revelar la cuantía que han acumulado y tienen escondida en diferentes países sería muy bien acogida por los colombianos. El reparto de la fortuna entre sus filas o si lo prefieren, podrían indemnizar a los campesinos que han tenidos que huir de sus finquitas por la violencia generada por ellos. El costo para lograr la integración de este grupo armado será multimillonario, sería justo el aporte de las Farc  para solventar los gastos que este proceso de paz ha de generar, todos tienen que aportar, incluso ellos.
Otra de las inquietudes es que ¿si en 52 años de someter a los colombianos a tanta violencia no pudieron cambiar la desigualdad social, será que lo lograran integrados en la vida política?
La integración a la vida civil de estos guerrilleros es de vital importancia tal como lo propone el gobierno, pero como ciudadanos de a pie nos gustaría saber a cuántos de estos excombatientes tienen contratados en sus casas, en sus fincas, en sus negocios y compañías. el señor presidente Juan Manuel Santos y su familia. Y a cuántoss de estos tienen contratados los señores y señoras del gobierno como Humberto de la Calle, Luis Carlos Villegas, Sergio Jaramillo Caro, Rafael Pardo, Alejandro Éder, Jaime Avendaño, Enrrique Santos Calderón, María Ángela Holguín, Jorge Eduardo Londoño, María Claudia Lacouture, Aurelio Iragorri, pues nos gustaría ver impreso en blanco y negro estos contratos y así podrán dar ejemplo a los colombianos de su verdadero compromiso con la paz de este país.
Igualmente sería conveniente que nuestros dirigentes políticos y algunos combatientes de las Farc,  propietarios de las tierras, compartieran con los connacionales la cantidad de hectáreas que van aportar en la futura reforma agraria que se tiene pensado realizar y en realidad hace falta.
No entraré a evaluar el aspecto jurídico al que ha llegado el gobierno, eso lo dejo a otros que conocen de derecho.
Las inquietudes de los colombianos son muchas, igualmente el miedo que le tienen a la guerrilla en caso de votar NO en el plebiscito, y que este grupo en represalia y en venganza, que es lo único que conocen, inicien una escalda de atentados y sean muchos los muertos.
La integración al ejercicio político legal mediante la vía pacífica y democrática es el camino para darles la oportunidad para que demuestren si son capaces de traer justicia social y progreso al país.
Dejaremos que el tiempo obre y veremos de qué son capaces.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO