Golpe Institucional en Bogotá. Revocatoria; Mafia y Alianzas

17 de diciembre del 2013

¿Qué es lo que está defendiendo en las calles tras el Golpe Institucional que se ha dado en la Ciudad de Bogotá?

Golpe Institucional en Bogotá: “Escenarios Sociales después de la Revocatoria del Alcalde De Bogotá Gustavo Petro por la Mafia corporativa de los Uribe y el Procurador Ordoñez en alianza con Medios Dominantes”

Se juegan muchas cosas en el poder soberano de un pueblo castigado por un Estado que con violencia física, psíquica y simbólica busca ajustar con ésta destitución la cadena de la impunidad tan característica en los anales del olvido en Colombia. La razón que supone ésta apreciación surge de mi observación a los eventos de estos días -entendiendo que ya habrán sido unos más, dependiendo la fecha de ésta publicación- y no hablo únicamente de la sustitución en sí, ya que el Alcalde tendrá a su disposición las herramientas que el marco jurídico de ésta Democracia ha hecho a la medida de los Colombianos. Lo primero que deberíamos desmitificar es la idea de que es un golpe a la democracia. Porque no entiendo si el uso del concepto se usa para el caso específico de Colombia? o sí se habla de la práctica máxima de lo que implica su definición histórica? En todo caso, no es un golpe a la democracia, sino es un golpe institucional en las reglas mismas de la democracia liberal, lo que supondría otra cosa; en todo caso es la repetición de los sucesivos golpes institucionales que se han registrado recientemente en América Latina como el de Manuel Zelaya en Honduras en 2009, Fernando Lugo en Paraguay y los acuartelamientos policiales que han sufrido los Presidentes Correa y Cristina Fernández de Kirchner. No es casual que éste tipo de eventos solo se sucedan a aquellos gobiernos que no transan con el poder corporativo, ni con determinadas mafias que han concentrado históricamente la riqueza, ni que responden a los intereses de los verdaderos guardianes de ésa Democracia que muchos dicen defender, que es la del Status Quo, el del establecimiento corporativo y ya que éste análisis trata también de una lección de historia, de lo que implica así mismo la Democracia Liberal. Así que no veo por qué la sorpresa de algunos sobre ésta acción conjunta de esos poderes contra la “Democracia” que más allá de atacarla, la fortalecen. No me cree? Analice la consolidación de ésta, “la más antigua del continente” desde la masacre de las Bananeras, a propósito de su 85 aniversario en el olvido, así como de la destitución de Gaitán (el defensor de las víctimas de la masacre del 28) y luego él mismo víctima de los demócratas de turno, ésos mismos que en democracia fueron responsables de éste histórico conflicto social y armado, de la corrupción y alianzas con el narcotráfico, así como de las víctimas de las carencias humanas que en definitiva suman todo esto que llamamos “Patria”.  Me da la razón ahora? En fin, a lo que voy es que estos poderes golpistas están actuando coherentemente, están defendiendo sus derechos legítimos de clase y actuando en Derecho, con base a las reglas de un “eficiente” marco jurídico que ellos mismos erigieron desde décadas. Esa es su democracia y la primera lectura que deberíamos hacernos, es si vale la pena hablar entonces en nombre de algo que no es nuestro, que no nos representa. Por supuesto, hablo desde mi perspectiva identitaria, pues, Yo claramente no tengo Identidad por este Estado de cosas. Aunque me obligo a que se pregunte ¿Qué es lo que está defendiendo?

Segundo. Usted está en su derecho a protestar por lo que las mafias del poder corporativo están haciendo en el caso del Alcalde Petro y en todos los casos de Injusticia Social que azotan y desangran a Colombia, como el continuo empobrecimiento del agro, una pésima educación sin mencionar que no es universal, ni pública; con una salud insalubre y/o con un mínimo salarial –ya que nos acercamos al próximo ajuste- que al ser de los mas bajos del continente -sólo superado por Haití y Bolivia- hablan de la calidad de vida y humana que nos auguran no sólo la dirigencia política, sino la dirigencia empresarial mezquina y soberbía, así como unos sindicatos burócratas que no tienen dignidad, ni solidaridad con quienes dicen defender. Pero a ésta suma de cosas, le pediría que ese derecho a protestar no lo haga solo desde las redes sociales y trate de que dure más que un cólico –aclarando que no es un ejemplo misógino, ya que los cólicos estomacales no distinguen géneros y son igual de precoces-. Sepa entonces, que es legítimo poder manifestarse en las calles contra el poder concentrado y corporativo representado en ganaderos, terratenientes, industriales y medios dominantes y sepa también que éstos mismos hacen uso del poder que les confiere las leyes que ellos mismos han creado para defender sus intereses, de forma que es normal que la representación de éstos esté en manos de uno de sus mejores cuadros: el Procurador Ordoñez. Sin embargo, Ud. tiene que saber eso sí, que este es un pueblo sometido, asustado y por supuesto conforme a las banalidades que el establecimiento le da a diario en entretenimiento. Uno de ellos tiene que ver con la intencionalidad de que éste es un asunto local de los capitalinos y no le confiere a ningún otro “compatriota” como sí las intencionalidades ideológicas de los que inspiran este Golpe Institucional solo afectaran a esta ciudad; pero claro mis paisanos no tienen la culpa, simplemente ocurre que los que hacen la agenda mediática no incluyen este Golpe Institucional como algo nacional, porque saben bien, que la respuesta social sería del mismo talante, así que éstos suman fuerzas para disipar esa posible rebeldía ante el asedio de éstos poderes que suponen fácticos. Por otro lado me llama la atención que “todos” se convocaran a manifestarse PACIFICAMENTE . Pero por qué pacíficamente? Es necesario que sea de éste modo? En teoría sí! Sin embargo he de recordar que éstas en la práctica siempre han sido así, de forma tal que no es necesaria la aclaración, los manifestantes lo saben. Sin embargo el propósito de la aclaración tiene que ver por el nivel de criminalización de la protesta social que el intento de manifestar supone intenciones de pacificidad, básicamente para que al ciudadano que proteste no se lo estigmatice. Y tiene razón. Tiene miedo. Es la consecuencia de esa construcción perfecta que ha hecho éste Estado de Terror en la psiquis de quienes quieren alzar su voz y que se ve opacada ante la sanción moral, ante el señalamiento de terroristas o guerrilleros. Lo que nos cuesta reconocer es que una manifestación por muy pacifica que sea, ya desde su convocatoria ésta está infiltrada y al acecho de quienes la entorpecen y luego la reproducen por los medios dominantes como un hecho violento por parte de quien se manifiesta, pero no de quienes reprimen, es decir, estamos hablando de un eficiente dispositivo, que no da lugar si quiera a discusión colectiva. El miedo se ha generalizado y por supuesto se ha naturalizado y aplaca la protesta o como en otros casos -la mayoría-, la minimiza, ya que las únicas movilizaciones que reproducen estos medios es cuando se genera algún incidente, sin advertir muchas de esas veces el origen de las acciones de tensión y con opiniones muy bien elaboradas y con toda la intención de sancionar el hecho mismo de la protesta, con el fin como insistía de aplacarlas. De esta forma se estigmatiza a quienes protestan y se aseguran de que no haya a futuro más movilizaciones. La estocada reciente fue justamente el paro campesino y popular tal y como lo señalaba en un anterior artículo.

Un efecto de ésta, lo estamos viendo desde ya en el desgaste social que están manipulando los medios corporativos y hegemónicos cuando desde el primer día se pretendió vincular la agresión a indefensos “periodistas”, así como a una escalada de notas e informes que buscan con su hipocresía atacar a un medio público como lo es Canal Capital por hacer eco de lo que las mafias de la comunicación dominante nunca reproducen. De esa forma manipulan y censuran a este medio capitalino pero se auto proclaman así mismos como los adalides de la “Libertad de Expresión” mientras inducen a ésta empobrecida sociedad que la voz de defensa del alcalde por el canal público se hace con “nuestros” impuestos, (recuerden que con ellos también se compraron las balas que asesinaron a decenas de jóvenes en Soacha y Cúcuta y que luego fueron dándose a conocer como falsos positivos). De esta forma se irá consolidando ésta hipótesis destituyente, haciéndose cada vez más repetitivos y sistemáticos, de la forma tal que el manto de silencio y la voz manifiesta vayan así aplacándose, sumando a éstos ingredientes otros condimentos más como la final del fútbol Colombiano y la proximidad de las fechas de consumo masivo por las fiestas de fin de año, que harán evidente en las calles o en la apasionante Plaza de Bolívar la suma del miedo -por un lado- así como el triunfo de la banalizacion, que dejarán seguramente sólo al alcalde y arrastrando al fondo del olvido a quienes han están no sólo detrás de éste Golpe Institucional, sino de los que a diario incendian esta empobrecida democracia con sus intereses mezquinos.  Claro, ojalá me equivoque.
Ojalá el consumo de éstas fecha no disperse la movilización y haga quedar entonces en ridículo mi interpretación. De esta forma, también espero que ojalá algún incauto me lea, opine, desbarate mi argumento y/o comparta mis apreciaciones…

Ah y Felices Fiestas?

twitter: @ladinoantropos

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO