Impunidad para los niños en Colombia

21 de agosto del 2018

Por Viviana Manrique.

Impunidad para los niños en Colombia

En días pasados había escrito una columna que se llamaba “la desgracia de ser niño en Colombia” ante el crecimiento de abusos y violaciones a los niños en el país, con unas cifras que demuestran día a día que es un país enfermo donde se vulneran los derechos de los menores con una facilidad, indiferencia y hasta irrespeto por su vulnerabilidad.

Estas estadísticas se explicaban por la falta de presencia del Estado en muchas zonas del país, por la baja denuncia, por las fallas de la justicia al procesar este tipo de delitos, por las dificultades de enfrentar a un menor a su victimario, por que se le dé la casa por cárcel a los abusadores, entre otras razones. En resumen, aspectos que responden a fallas del sistema de justicia y de protección del Estado de derecho.

Ante casos aberrantes como el de Yuliana Samboní el país se impresionó y pidió toda la contundencia de la ley para castigar el responsable, ante la inmediatez se pidió que la justicia opere rápidamente y se priorice el caso como nunca antes. Olvidando claro miles de casos de niños que son abusados diariamente y que ni siquiera llegan al sistema judicial.

Paradójicamente llegan los casos de abuso y violación de menores de los niños por las Farc, hechos antes los cuales no habría duda que debían tener la misma reflexión y contundencia por el sistema judicial porque son tan niños como los demás, los hechos son tan aberrantes como los de todos, no puede haber diferencia ni distinción. Sería la reflexión lógica.

No, la Corte Constitucional en su reciente fallo sobre la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP- consideró que deberán pasar a la JEP, lo que determina claramente que son delitos conexos al conflicto, lo que no tiene ningún sentido, tal y como algunos caricaturistas lo presentaban en redes sociales “¿usted es violador de niños?, respuesta: no soy revolucionario”, así las cosas estar en revolución da derecho a violar y abusar menores como parte de la ideología.

En todas las facultades de derecho del país se enseña dentro de los principios generales que los niños representan un interés superior en el país y que tienen prioridad en todo sentido, nunca se ha visto el conflicto como una excepción para aplicar la ley frente a delitos contra menores.

Si bien un sistema transicional en un proceso de paz debe tener en cuenta los delitos cometidos en el marco del conflicto, es absurdo enmarcar una violación y abuso a un menor como un delito conexo al conflicto, la Corte ignoró el artículo 44 de la constitución política que plantea claramente la primacía de los derechos de los niños, así entonces quedarán en total impunidad los delitos contra los niños y más aún cuando son a todas luces reincidentes en muchos casos.

Si bien es necesario respetar el principio de separación de poderes, no es posible que el ejecutivo y el legislativo observen un fallo que demuestra un retroceso evidente en materia de justicia y que vulnera derechos fundamentales, es vital impulsar una ley que condene de manera contundente los abusos y violaciones de menores, es claro que no basta con una ley fuerte si no se corrigen de la mano los errores del sistema judicial. Es necesaria una política criminal diferencial para los niños, que no sólo incluya altas penas a sus victimarios sino una implementación prioritaria en materia de investigación y juzgamiento.

Lo anterior no será posible si sigue vigente la jurisprudencia de la Corte Constitucional que avala estos abusos con un trato especial en la JEP, es urgente replantear esa posición, de lo contrario será imposible lograr paz, reconciliación y verdad para las víctimas. Los delitos sexuales no funcionan ni tienen la misma lógica que los homicidios, secuestros o el terrorismo, entre otros.

El interés superior en este caso debió tenerse en cuenta como el futuro del país, con estos niños violados y abusados vamos a tener generaciones resentidas por su dolor, por su pena, sin castigo, sin solución. No tiene ningún sentido decir que el interés general no son los niños, ¿Cuál era entonces el interés superior al que hacía referencia la Corte? No habrá desarrollo en un país donde se lastiman a sus niños y adolescentes.

Este es un país en el cual el que la hace no la paga, donde los niños no son la prioridad ni el interés superior como dice la Constitución, lo peor es un país en el que la Corte Constitucional garante de la constitución nacional es quien dictamina que los abusos y violaciones a los niños en conflicto no tienen ningún castigo y hacen parte de un esquema transicional como una pedazo más de un paquete de atrocidades que quedaran impunes.

Que tristeza ese fallo, que dolor para tantos niños y niñas abusadas por las Farc, donde quedan los tratados internacionales de derechos humanos que protegen y priorizan a los menores en cualquier caso, espero entre a operar rápidamente un actor internacional como la Corte Interamericana de Derechos Humanos o la Corte Penal Internacional porque con este fallo la jurisdicción interna ya se agotó.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO