El injusto impuesto a los colombianos en el exterior

El injusto impuesto a los colombianos en el exterior

3 de febrero del 2017

A pocas horas de finalizar el 2016 el presidente Juan Manuel Santos junto con el ministro de Hacienda y Crédito Público Mauricio Cárdenas, por decreto le dio un nuevo golpe al bolsillo de los colombianos, especialmente a los que vivimos fuera del país. No conformes con la Reforma Tributaria aprobada días antes y que atenta contra el grueso de la población, al aumentar entre otras medidas el IVA al 19%, el gobierno aprobó a través del decreto 2200 del 30 de diciembre de 2016 un aumento del 10% en el impuesto de timbre, incidiendo directamente en el costo del trámite para obtención o renovación de pasaportes que se expidan fuera del país.

Hoy la mayoría de los trámites que realizan los colombianos en el exterior como personas naturales en cada uno de sus consulados, tiene costo en dólares o en euros dependiendo la región del mundo en que se encuentren. Costos muy por encima de los que tendrían si se realizaran en Colombia. El ejemplo más escandaloso es el valor que tiene la obtención o renovación del pasaporte que a partir del 1 de enero de 2017 asciende a US$145, de los cuales US$56 son por concepto de impuesto de timbre, es decir que casi el 40% del valor del pasaporte es causado por este impuesto.

Para que nos hagamos una idea, los $163.000 pesos que paga una persona en Bogotá para obtener el pasaporte ordinario, es lo mismo que paga un estudiante colombiano en Buenos Aires o un trabajador colombiano en Chile solo en impuesto de timbre por el mismo trámite. El valor aproximado en pesos colombianos de un pasaporte en el consulado de Buenos Aires o en el de Abu Dhabi es de $420.500. Para Europa y Cuba el valor del pasaporte se encuentra en EUR€107 alrededor de $331.700 pesos colombianos.

Este impuesto, que es uno de los más antiguos del mundo y que en nuestra estructura tributaria se remonta a la época colonial, es totalmente ineficiente de acuerdo a los sistemas tributarios modernos que aplican la simplicidad y la competitividad. La oficina de estudios económicos de la DIAN en su cuaderno de Trabajo 017 demuestra, a través de un “Diagnóstico Tanzi”, la ineficiencia de este gravamen debido a su bajo rendimiento recaudatorio; las numerosas combinaciones de tarifas; las múltiples bases gravables y el gran número de exenciones, volviéndolo administrativamente engorroso y recomendando su eliminación.

Al hacer una comparación con otros sistemas tributarios de Iberoamérica que aún aplican este impuesto, vemos que ninguno grava los trámites relacionados con el pasaporte de sus nacionales en otros países. Queda claro que no solo el aumento, sino la aplicación del impuesto de timbre es un atropello contra los millones de colombianos que hoy residimos fuera del país, pues este cobro no se ve representado en los servicios que brinda la Cancilleria. La falta de consulados en ciudades con alta concentración de connacionales, la ineficiente atención en algunos consulados y evidente abuso en el precio de los trámites hacen notable el abandono del gobierno de Juan Manuel Santos hacia los que estamos fuera del país.

arton7830
@BryanHincapie

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.