El insoportable ‘tonito’ de La Pulla

El insoportable ‘tonito’ de La Pulla

5 de mayo del 2016

Por: @DMateoChacon

En las últimas semanas un segmento de El Espectador ha venido dando de qué hablar. Las razones son muchas, entre ellas, el formato del video (tipo youtuber), los controvertidos temas que toca, y el ‘tonito’ de la presentadora. ‘La Pulla’ genera opinión, eso no se puede negar.

Una gran cantidad de los comentarios que el personaje ha recibido no son precisamente los más halagadores. No hace falta examinar una a una las opiniones de los usuarios para darse cuenta que si bien son muchas las personas que apoyan a La Pulla, también son bastantes los que se sienten cansados del tonito.

Lea también: La copia barata que el gobierno inventó para responder a La Pulla

Su tono fuerte puede parecer agresivo, rechinante y nada agradable. No sé ustedes, pero yo no me conecto. Por más que sé que sus palabras van dirigidas a quienes pretenden criticar, y no a mí como usuario, me es inevitable sentirme regañado.

La Pulla recibe varios comentarios sexistas y machistas. Son muchos, pero poco perceptibles en medio del tsunami de interacciones que el video genera en redes sociales. En ningún momento es mi interés referirme a este tipo de comentarios, al contrario, me parece que son muchas las voces inconformes. Incluso a los críticos de La Pulla se les ha tildado de sexistas y discriminantes.

Además: La Pulla se burla de los estudios que citan los enemigos de la adopción gay

Como medio que históricamente ha generado opinión, El Espectador escribió una editorial en defensa de La Pulla, cosa que es positiva porque muestra el espíritu del diario para no ignorar las críticas y construir un sano debate, sin embargo, ese texto usó la misma estrategia usada por varias de las figuras políticas del país (tanto de izquierda como de derecha): Cualquier opinión contraria es un ataque. Eso no es cierto. Quienes no estamos del todo de acuerdo con La Pulla no somos machistas.

La editorial a la que hago referencia indica: “El principal ejemplo de este sexismo, que recientemente hemos visto con intensidad en el país, es la crítica al ‘tono’ con que las mujeres expresan su opinión”.

¿Sexismo? No encuentro sexismo al criticar el tono de La Pulla. Se está ofreciendo un producto, y los consumidores tienen total derecho a criticar el formato actual, exigir, pedir y recomendar un estilo diferente, o simplemente decir que no les gusta. Seguro que si fuera ‘El Pullo’, quien presentara los videos, las reacciones serían las mismas. No pretendan que nos gusten sus videos sólo porque una mujer los presenta.

¿Cuál es el problema con que una mujer hable con pasión sobre un tema? ¿Por qué eso inhabilita el contenido de sus declaraciones?”, pregunta El Espectador. Mi respuesta, respetuosa pero no descalificadora es fácil: Ninguno.

El problema es cuando el contenido de las declaraciones queda eclipsado por la manera en que se dicen. El discurso no deben pasar a un segundo plano, como está sucediendo, al contrario, debe ser lo primero que debe entrar en discusión. Si eso no sucede, el propósito inicial del video no se cumple, y como usuario no me sentiré identificado con La Pulla. 

Pero hay otra cosa que me preocupa de todo esto: Muchas de las declaraciones que La Pulla hace no tienen la contundencia que pretende de no ser por el ya mencionado ‘tonito’. En su video sobre la adopción homosexual expresa: “El Bienestar Familiar determinó que el 92% de los agresores sexuales son heterosexuales”. Esto no es nada diciente. Es tan válido como afirmar: “El 92% de los agresores sexuales en África son de piel oscura”. Sencillamente esto se debe a que la mayor cantidad de personas en Colombia son heterosexuales, es lógico que se registren más crímenes de parte de estos. Entonces: ¿Es un argumento lo suficientemente fuerte?

Me queda una inquietud: ¿Su intención es opinar y crear debate, o es simplemente atacar aquello con lo que no están de acuerdo? De cualquier manera, todo podría solucionarse si se utilizara un formato que fuera menos repelente para los usuarios, que se preocupe menos por el tono y más por la veracidad de sus argumentos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.