La bisagra de la pasión

La bisagra de la pasión

30 de marzo del 2017

Los duelos restantes ante Venezuela, Paraguay, Brasil y Perú son las “finales” que la tricolor tendrá que pasar si sueña cantar goles en la Plaza Roja.

El objetivo de los comunicadores – periodistas es que desde cualquier campo que tomen la información deportiva brinden los siguientes elementos: análisis, detalles, credibilidad, veracidad y jerarquía para manejar todo lo que cubren en información (ya sea desde los eventos deportivos o las fuentes relacionadas con las disciplinas). Esto quiere decir que todo se basa en una observación activa de los sucesos, el periodista como dije quizá en una columna anterior no pasa como desapercibido: es el mediador entre la opinión pública y el deporte. Y todo esto lo digo porque el día de hoy, se tienen que decir las cosas como son: la selección Colombia juega mal. Pero ¿por qué? Se preguntan los lectores amantes de la tricolor… se los diré en las siguientes razones:

1.No existe volumen de juego: Es decir, no hay una conexión entre el mediocampo y el ataque para general goles, y ello se debe a la falta de posesión de la pelota, asociaciones entre volantes y delanteros, pero sobretodo, un dominio del equipo de atrás hacia adelante. Es simple, el partido ante Bolivia demostró un nivel flojo en toque corto y rápido, en manejo del balón, en consecución de pases para llegar al arco rival. Y todos estos conceptos tácticos que expliqué, carecen de buena fundamentación tanto por los jugadores y el director técnico. ¿Las razones? … puede ser el bajo nivel de algunos internacionales que están en las mejores ligas del mundo, relevados de jugar al menos una cantidad de tiempo de titular, pero también está la otra. La poca presencia y seguimiento que puede presentar el equipo técnico hacía todos los convocados que llaman previo a los partidos de eliminatorias (quién sabe, puede que suceda así o don José realmente visite a los jugadores y esté en contacto con ellos desde las concentraciones del equipo)

2.No hay esencia colectiva de equipo de fútbol: Muchos o la mayoría de los colombianos nos quedamos maravillados de la gran actuación que se logró en Brasil 2014, donde el equipo llegó a cuartos de final ante una canarinha desconocida (que hoy está retomando su identidad, historia y memoria deportiva). Es historia, una huella que quedará siempre en las mentes de los colombianos y las anécdotas para las nuevas generaciones, pero eso debe quedarse allí, como lo que es: historia. El fútbol es actualidad, movimiento, recambio, reinvención, creación y parece que José Néstor se dio cuenta de ello dos años después de los fracasos de las Copas América (Chile 2015 y Estados Unidos 2016). Ello realmente ha afectado el nivel colectivo del equipo y consecuentemente la posición en varias fechas de los cafeteros (pero nada es negativo: como hincha colombiano espero que el equipo sea consciente de sus falencias y en este 2017 mejoren para ir al segundo mundial consecutivo después de 1994)

3.El recambio de jugadores llegó en un mal manejo de tiempos: La verdad es que la ausencia de referentes que estuvieron en las anteriores eliminatorias ha pesado en el presente para el camino a Rusia. 77 jugadores han pasado por el proceso de Jose Nestor Pekerman desde que el estratega argentino llegó en el año 2012. Un total de 62 partidos en donde 26 juegos han sido por eliminatorias con un balance 14 victorias, 5 empates y 7 derrotas y un acumulado 47 puntos de 78 posibles, para llegar al 60.2% de rendimiento. Estos no son números para adornar la opinión y hacerme el “experto”. Son datos verificados que son necesarios revisar para observar en cada partido que se juegan cada 6 u 8 meses como está el equipo.

Pero en fin … la ilusión no se la debe quitar un periodista malintencionado que no le gusta a Pékerman porque lo considera “rosca” como pasa con ciertos colegas. En mi opinión, el profe José Néstor se ha ganado el respeto de todos los colombianos, porque ya hizo historia, pero como todo ser humano, está propenso a cometer errores como todos. Es por ello que, lo importante es seguir apoyando a la selección como lo decía Carlos Sánchez en la atención a medios en la sede deportiva de la Federación Colombiana de Fútbol.

Porque al final esta es la bisagra de la pasión: un equipo de más de 23 deportistas (jugadores de fútbol) que sacrifican su tiempo libre para estar con sus familias por jugar cada domingo en un país diferente, en donde adaptarse a la cultura, la presión de un equipo distinto, es realmente complicado y además, tiene la responsabilidad de representar a un país: país lleno de diversidad, carisma, entusiasmo, persistencia y sobretodo actitud para sobresalir en donde sea referenciado en el planeta tierra.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.