La canción que perdona infidelidades

7 de agosto del 2013

Cuando ningún chocolate, ramo de rosas o carta de Timoteo mal calcada a mano es suficiente… llega Giovanny Ayala para salvarle el pellejo – y el polvo- a aquel marido que ha caído en las garras de alguna aguardientera, zángana y trepadora que osa meterse con un hombre serio, comprometido, hecho y derecho y con voluntad de puta.
De rodillas te pido, es quizás una de las canciones más dedicadas de los hombres infieles a sus necias parejas. Y con necias, me refiero a esas a quienes les gusta el azote después de una noche de guaros en la cantina del barrio. Pero no el azote que le pone picante a la cama, sino el azote de “a mí no me joda, más bien vaya y pláncheme la camisa que mañana madrugo (toma tu cachetadón) Después de todo “Porque te quiero te aporreo” y he ahí la más grande muestra de amor puro – y duro-.

[youtube width=”540″ height=”360″]http://www.youtube.com/watch?v=wun4s8bTMXE[/youtube]
Olvídese de llamadas a media noche, mensajes de texto, correos electrónicos y mucho menos mensajes de voz con tufo… un hombre sabio inventó la mejor forma de pedirle perdón a una mujer después de ponerle los cachos. Su nombre es Giovanny Ayala y seguro alguna de estas frases lo ayudará a recuperar a su mujer:
“Ella fue una aventura, tan solo un pasatiempo.
Con arrepentimiento sincero hoy vengo a pedirte perdón.”

“En las noches despierto gritando tu nombre y me lleno de miedo al pensar que a otro hombre le estarás entregando, tus besos, tú cuerpo, no quiero ni pensar…”

“De rodillas te pido, te ruego, te digo, que regreses conmigo que no te olvidado, que te extrañan mis manos, me muero de ganas por volverte a besar.”
Ésta última seguro la hará volver. Es obvio que la extrañan sus manos, después de todo la otra zángana era solo una aventura, ella no se va a dejar aporrear y seguro su mujer es tan necia que no se va a dejar aporrear de otro. ¡Ay el amor!
Aclaro que no estoy incitando a la violencia, solo estoy destacando la labor de un hombre como Giovanny Ayala, autor de una canción que con menos de cuatro minutos de duración ha salvado millones de relaciones en el mundo.

Posdata: Tampoco le hagan caso a Giovanny Ayala, tanta lora que dio y al final del video la “esposa” lo deja.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.