La corrupción en su justa medida…

7 de julio del 2017

Hay que empezar a erradicar nuestros propios pecados que alimentan el espíritu corrupto Colombiano

La corrupción en su justa medida…

De las frases desafortunadas expresadas por un presidente en ejercicio, es tal vez aquella que afirma que “hay que reducir la corrupción a sus justas proporciones” dicha por Julio Cesar Turbay la que mayor opinión generó en su momento, no por que estuviera hablando de un tema novedoso o del cual no se supiera su existencia, sino mas por que legitimaba una acción ilegal que atentaba de manera directa con aquello de debería ser sagrado para cualquier sociedad; el bien publico.

Sin embargo hoy, 35 años después, esta misma frase nos recuerda lo incapaces que hemos sido como sociedad y como nación, de erradicar este mal, por el contrario, cuando ocurren fenómenos como los ocurridos en este país del Sagrado Corazón y que sonrojarían a cualquier ciudadano honrado, nos damos cuenta lo lejos que estamos de erradicar este mal.

No son aislados los casos como Reficar, Odebrecht, AIS y una muy larga lista de etcéteras, los que nos muestran a diario como uno de nuestros mas grandes y graves pecados es no solo convivir con la corrupción, sino permitirla y hasta validarla.

Cuando asumimos que es así como funcionan las cosas en este país, cuando damos “coimas” a cambio de favores o cuando simplemente le damos algún “detallito” al funcionario público de turno para que nos agilice un tramite, so pretexto de que así es como funcionan las cosas en este país, cuando ocurre alguno de estas situaciones, alimentamos el monstruo de la corrupción que nos consume como sociedad.

Pero mas allá, tenemos un problema peor que hace que sea tan difícil de erradicar de nuestro ADN esta herencia que nos quedó de narcotraficantes y delincuentes, herencia que nos dejó creer fervientemente en la idea del dinero fácil, pero principalmente rápido.

Es como si se nos hubiera agotado la paciencia o que se hubiera extinguido la enseñanza del trabajo duro para alcanzar las metas, es misma herencia es la que lleva a que mas personas cada día se arriesguen a perder la vida o la libertad llevados por el afán de conseguir dinero pronto, alentado este fenómeno ademas, valga decirlo, por las incontables novelas y producciones nacionales donde han convertido en héroes a los villanos y donde finalmente, terminan por cumplir su cometido con un saldo a favor.

Sumado esto a que la esperanza en Colombia de lograr una pensión es cada vez mas lejana, es un caldo de cultivo para un país desesperanzado, en el que alcanzar el premio mayor con el que se salga de la pobreza o por lo menos no se llegue a ella, es, al parecer el único recurso viable y posible y es mas desesperanzador aun, que quienes deben luchar con éste flagelo son quienes primero caen; la fuerza pública, los jueces y hasta el fiscal anticorrupción, quien recientemente fue capturado al encontrarse que había favorecido a varias personas en procesos en su contra, entre ellos al exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons.

Con todo esto, solo nos queda, retornar a la calma, al sosiego, volver a la enseñanza ancestral del trabajo duro y con calma para llegar al éxito y como consecuencia a este, la fortuna.

Pero también hay que empezar a erradicar nuestros propios pecados que alimentan el espíritu corrupto Colombiano, la próxima vez que piense en dar algo a cambio de una ayuda, piense también, si es lo correcto y si eso ayudará a que, por lo menos las futuras generaciones, no solo hayan bajado la corrupción a su justa medida, sino entender que es necesario erradicar este monstruo por completo de nuestra vida política y ciudadana.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO