La dieta mental

12 de septiembre del 2019

Por: Julián Sacristán.

La dieta mental

La mente de los seres humanos constantemente está trayendo pensamientos e ideas que se nutren de los 5 sentidos, por los que constantemente estamos viendo, sintiendo y escuchando cosas que en suma son frecuencias que nuestro cerebro convierte en imágenes. Lo interesante de esto es que estamos siendo bombardeados de información que podríamos definir como “basura” en el sentido que no aportan nada a nuestro desarrollo personal.

En el blog de hoy quiero reivindicar a la pausa y al silencio como elementos necesarios para escuchar nuestra voz interior. Es necesario que empecemos a hacer una dieta de información que nos permita parar y centrarnos en nosotros mismos. Es una tarea que pareciera sencilla pero que en la práctica no lo es tanto; ya que al encontrar el silencio externo, la mente que está llena de información y continúa trayendo pensamientos e ideas que no permiten encontrar esa voz interior que es sabia y que nos da luces sobre lo que debemos hacer. Solo quienes han practicado con constancia logran llegar a ese “estado ideal”, a otros muchas veces nos da sueño y hay quienes no logran la concentración y deciden volver a su mundo de ruido.

Quizá el mundo tiene tantos problemas que a veces preferimos estar todo el tiempo conectados para no tener tiempo de pensar en lo que nos agobia, o peor aún pasamos el día conectados a los problemas de los demás para no pensar en los propios. Por esto se podría decir que hay 3 tipos de personas, los que reflexionan, piensan, planean y toman acción sobre las situaciones que les llegan; los que están escapando de sí mismos y los que están culpando a los demás de lo que les pasa.

La invitación es a que independientemente de lo que nos esté pasando, seamos conscientes que la vida también tiene cosas buenas, que los amaneceres y atardeceres son gratis, que sonreírle a alguien o ayudar a otro es más gratificante que quejarse y hablar mal de lo que está pasando y que no se trata de escapar sino de entender que si llenamos la mente de información basura, nuestros pensamientos y nuestra vida tendrá esa forma, mientras que si logramos alcanzar una dieta mental y llenarnos de cosas positivas nuestra forma de ver los problemas cambiará y nuestra vida será mejor.

Mi compromiso conmigo mismo es a parar y salir de la oficina, dar una vuelta, almorzar y desayunar sin ver el celular, ser más amable y más generoso, buscar esa tranquilidad en las cosas simples, ver lo bonito de la naturaleza, del sol y de las cosas buenas para llenar mi corazón de energía para seguir adelante con la vida. Se le miden a hacer una dieta mental?

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO