La estupidez del nacionalismo

5 de agosto del 2012

Se me antoja bastante conformista agradecer el menor entre dos males: una sociedad como la nuestra no sale del hueco en que se encuentra si tolera metidas de pata, corrupción e indolencia, a cambio de medallas.

Hay que ver cómo una opinión distinta, que se separe del coro que por estos días olímpicos exalta al Olimpo de los dioses a los deportistas colombianos, puede causar tanta molestia. Muchos de los comentarios recibidos acerca de mi artículo anterior –en el que subrayo lo exagerado de la celebración de la medalla de plata obtenida por Rigoberto Urán- dan cuenta de una pasión desmedida por defender a un deportista que, casi con toda seguridad, la abrumadora mayoría de colombianos ignoraba que existía; y al que esa misma mayoría está unida por el único hecho de compartir la misma nacionalidad.

Un forista me pregunta que si yo acaso soy ciclista olímpico para opinar al respecto. A lo que le contesto que no, que no lo soy. Y para no irritarlo más, he desechado mi idea inicial de escribir hoy sobre el asesino de masas de Colorado (puesto que tampoco  he irrumpido nunca con un rifle AK-47 en un recinto lleno de gente), y me he limitado a escribir sobre el lado dañino de los nacionalismos; al fin y al cabo de cuando en cuando caigo en ellos.

Otro lector, en pleno uso de su libertad de opinar, me califica de “periodista de segunda mano”. Ignoraba que existiera un mercado de periodistas usados. En todo caso, me halagan esas inmerecidas flores que me prodiga: un bloguero de tercera categoría -como yo siempre me he considerado- ascendido de buenas a primeras a periodista de segunda categoría (que supongo que fue lo que quiso decir el forista) no es cualquier cosa. Un amigo mío, sin embargo, se extrañó del calificativo: “¡Pero si ustedes son los mejores escritores del país!”, me dijo. “¿Nosotros”?, interrogué. “¿García Márquez no es costeño acaso?”, aclaró.

Su reflexión iba amarrada a aquella extraña lógica según la cual –por un proceso osmótico quizás- el triunfo, el éxito, o las capacidades de alguien se transfieren a sus coterráneos, compatriotas, familiares, o a cualquier otro relacionado. Pero si ese fuera el caso, mi amigo, que es bogotano, también sería un gran escritor: García Márquez, como él, es colombiano. Y también, cualquier latinoamericano –un boliviano, p.e.-, podría presumir frente a un español acerca de su vínculo continental con Gabo. Y ese español, a su turno, podría alardear, frente a un hablante ruso, de la similitud lingüística que lo une al escritor colombiano (¿Costeño? ¿Latinoamericano? ¿Terrícola?).

Estos absurdos son más evidentes en los deportes. Recuérdese cómo, por una ironía del destino, la selección de fútbol de Alemania Occidental sufrió su único revés en el mundial que organizó –y ganó- en 1974 frente a la modesta Alemania Oriental, país que nunca había clasificado a un mundial. Pero además, país que ya no existe, puesto que las dos alemanias se unificaron en 1990. Lo anterior nos lleva a la paradoja de que en 1974 Alemania se ganó a sí misma (o fue vencida por sí misma). Los habitantes de Berlín oriental, que en 1974 pujaron por Alemania Oriental, hoy hacen parte del grueso de la afición de la Alemania unificada; y ahora lucen –orgullosos- camisetas que registran la estrella ganada en 1974 por la selección de Alemania Occidental, su adversario de entonces.

Podríamos seguir citando ejemplos indefinidamente, como que en vez de haber odiado al boxeador panameño Roberto “Mano de Piedra” Durán, por su rivalidad latente con “Pambelé” -como lo hicimos durante la década del 80-, tendríamos que haber estado orgullosos de él: de no haber sido por la rapiña del Canal, y por la ineptitud de alguno de esos presidentes poetas que hemos tenido, un colombiano se hubiese enfrentado de tú a tú –con alguna victoria incluida- a grandes del boxeo mundial: “Tommy” Hearns, Marvin Hagler, “Sugar” Ray Leonard.

Circunstancias increíblemente arbitrarias, variables y frágiles van definiendo nuestros efímeros orgullos y pasiones. Y donde hay una pasión desaforada -siempre susceptible de convertirse en fanatismo- hay también un punto débil: el natural instinto del ser humano por defender a su tribu, es aprovechado astutamente por políticos que quieren encontrar villanos exteriores a los cuales atacar, para así esconder problemas domésticos (basta recordar los horrores del nazismo); y, claro, también por los conglomerados de medios, que buscan obtener rating y ganancias descomunales presentando como hazañas logros mediocres; las trampas de los nacionalismos.

Pero a pesar de lo evidente del asunto, hay sociedades –como la nuestra- que se tragan entero el engaño. Sobre todo en materia deportiva. Hasta los mismos deportistas, de hecho, se convencen de su “proeza” (como si se hubiesen enfrentado a competidores con una extremidad adicional o algo así) y pierden la humildad: no hay sino que ver el festejo del nuevo segundo puesto, la nueva medalla de plata olímpica ganada por Colombia, esta vez en pesas. Mientras los comentaristas declaraban, sin que se les arrugara la corbata, a Óscar Figueroa -el nuevo medallista- de “campeón olímpico” (no lo es: campeón olímpico es quien gana la medalla de oro), el pesista ignoraba olímpicamente (nunca mejor dicho) las felicitaciones que por su medalla de plata quería darle, desde un escalón más alto del podio de premiación, el medallista de oro de la competencia, el coreano Guk Kim. Como si las preseas estuvieran intercambiadas entre ellos.

Algunos dirán que bien usado –por decirlo de algún modo- el lado oscuro de los nacionalismos puede ser beneficioso como válvula de escape, puesto que hay quienes consideran a las competiciones deportivas como eficaces metáforas de la guerra. Y, gracias a ellas, un político inepto siempre puede vanagloriarse (apropiarse) de los triunfos deportivos de sus compatriotas, enviarles efusivos saludos, o condecorarlos, para así desviar la atención de medidas estúpidas tomadas por él; todo sin necesidad de buscar otros distractores más tenebrosos, como declararle la guerra al vecino.

Y sí. Pero se me antoja bastante conformista agradecer el menor entre dos males: una sociedad como la nuestra no sale del hueco en que se encuentra si tolera metidas de pata, corrupción e indolencia, a cambio de medallas; señores: Colombia no es una gran nación -cualquier cosa que eso signifique-. Y un par de medallas (o cien) no arreglarán la vida de unas personas que accidentalmente comparten un pedazo de terreno. Leyes justas y el cumplimiento de ellas sí lo harán.

Así que, botar espuma por la boca y sacar los ojos de sus órbitas sólo por defender a ultranza un trozo de tierra, no parece una buena idea. Ya lo ilustraba el escritor español Fernando Ventura en su serie de relatos titulada La estupidez del nacionalismo, en uno de los cuáles Lu-Tao, el músico jefe de una corte china, hace caer en cuenta a la hija del rey acerca de la estupidez de tratar de imponer su cultura a un reino vecino que piensan invadir. Lu-tao, además de señalar la superioridad del burro sobre el ser humano (pues aquél no se siente orgulloso de pertenecer a ninguna nación: sea cual fuere su nacionalidad, de todos modos tendrá que cargar leña), hace notar a la princesa que en el otro reino también hay una princesa, cuyo padre -el rey de allá- “es un cretino tan grande como el vuestro”.

Un poco más de sentido crítico en política -que sólo se consigue con más y mejor educación- y menos de celebraciones pueriles, ayudarían a lograr una mejor sociedad; una en la que unos pocos no se queden con todo; una en la que el deporte se practique por gusto, y no como única alternativa a las armas, pues, a pesar de las (en otras latitudes) salvadoras metáforas deportivas de la guerra, aquí nos seguimos matando sin misericordia unos a otros.

P.S. 1 Hasta lo que no termina de salir del todo mal en este país es de caricatura: todos oímos los gritos histéricos con los que María Isabel Urrutia –fungiendo ahora de comentarista deportiva- pedía tranquilidad a Óscar Figueroa en el lance definitivo de las pesas. Menos mal que él que no la oía.

P.S. 2 Mientras que por perder la medalla de oro de ciclismo en ruta, Rigoberto Urán, “toca la gloria en Londres”, y “consiguió una hazaña histórica para el país”, El Heraldo informa que Usain Bolt, representante de la diminuta Jamaica, y ganador de tres medallas de oro olímpicas de atletismo (incluyendo la prueba reina de los 100 metros planos), “quiere convertirse en leyenda”. Qué cosas ¿no?

@samrosacruz

Artículo anterior:  http://www.kienyke.com/kien-bloguea/lecciones-deportivas-de-kazajistan-para-beneficio-de-la-gloriosa-nacion-de-colombia/

Ver imagen: http://www.google.com.co/imgres?q=oscar+figueroa+pesas&um=1&hl=es&sa=N&biw=1280&bih=656&tbm=isch&tbnid=rDQgTCWdR0_vqM:&imgrefurl=http://www.elespectador.com/especiales/juegosolimpicos/articulo-363807-oscar-figueroa-logro-medalla-plata-levantamiento-de-pesa&docid=w7i3uaudY7S9KM&imgurl=http://elespectador.com/files/imagenprincipal/1092404e9cd4e75ae8d12a32a1e47b7c.jpg&w=946&h=630&ei=41geUKOgFaWq0AHGnYHQDQ&zoom=1&iact=rc&dur=728&sig=101823230395182646279&page=1&tbnh=128&tbnw=192&start=0&ndsp=15&ved=1t:429,r:6,s:0,i:96&tx=44&ty=51

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO