La formula imperdible de las telenovelas musicales

13 de septiembre del 2017

No hay necesidad de recurrir a las balas, la guerra, los “traquetos” o las prostitutas. Hay otras rutas de entretención familiar

La formula imperdible de las telenovelas musicales

Se inicia esta semana una nueva telenovela biográfica de otro músico local, esta vez, el turno es para la talentosa cantante fallecida en Lomita Arena (Bolívar) en 1995; Patricia Teherán, quien fuese líder musical de la agrupación musical “Las Diosas del Vallenato”.

Parece ser que esta formula se ha vuelto infalible para las productoras de telenovelas, quienes han encontrado en la tormentosa vida de nuestros artistas locales, la alternativa literaria para la creación de nuevos productos televisivos.

Sin embargo, esta formula no ha sido del todo exitosa, han habido ya algunos descalabros televisivos, como el reciente y rotundo fracaso de la telenovela basada en la vida del cantautor cesarense Galy Galiano “Todo es Prestao”, la cual tuvo que salir de la parrilla de programación, al no superar los 4 puntos de rating, en el horario prime time. O la telenovela biográfica de la cantante mexicana Paquita la del Barrio, que, aunque supera ampliamente a su competencia, esta lejos de estar en el top de las telenovelas autobiográficas musicales.

En la otra orilla, están las historias basadas en artistas musicales mas vistas. Según el portal www.ratingcolombia.com, desde la historia del querido cantante cartagenero Joe Arroyo, hasta la del polémico Diomedes Diaz, sin embargo, al parecer la alternativa no esta en las historias de vida sino, en la posibilidad de ver otras realidades distintas a las ya tradicionales de violencia y guerra y pese a arriesgarse en volverse un cliché, es una alternativa valida para competir con las ya agobiantes narconovelas, que siguen dañando la, ya bastante afectada, imagen de nuestro país.

Ahora bien, la contraparte de este tipo de telenovelas, en particular, las basadas en historias de cantantes vallenatos o de la costa atlántica Colombiana, es la de la insistencia de las productoras nacionales, de hacer novelas de la región caribe, con actores del interior, con un importante desconocimiento regional, en cuanto a costumbres y tradiciones.

De esto, dio ejemplo el canal regional Telecaribe, con la muy exitosa producción llamada “Déjala Morir”, la cual rompió todos los records para una producción de talla nacional en un canal regional, incrementando de manera importante, la audiencia tradicional de dicho canal.

Déjala Morir, relataba la historia de Juana Emilia Herrera, mas conocida como “La niña emilia”, famosa cantautora de bullerengue, quien se hiciera famosa por la canción “Coroncoro” y por haber empezado con muchas dificultades, su carrera artística a muy avanzada edad.

Con todo esto, quedan varias enseñanzas; por una lado, es fácil entender la formula del éxito televisivo, sin necesidad de recurrir a las balas, la guerra, los “traquetos” o las prostitutas. Hay otras rutas de entretención familiar, pero por otra parte, es necesario respetar la tradición regional, permitir a los actores de cada región, interpretar a los personajes de sus regiones, cambiando aquella tradición histórica, de que los únicos actores polifacéticos que podían interpretar a cualquier personaje de cualquier región, eran los del interior, como cuando al principio de la televisión nacional, pintaban de color negro a los actores que debían interpretar a esclavos o a negros.

Es un momento importante para la televisión nacional, para cambiar las formulas tradicionales y permitir la llegada de otras alternativas y de paso, empezar a mirar a las regiones, no solo para inspirarse en sus historias, sino también para aprender de sus producciones y del trabajo responsable y quijotesco que hacen los canales locales para mantener vigente su audiencia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO