La fuente universal

3 de octubre del 2018

Camilo Villegas.

La fuente universal

Nos han mentido todas las instituciones, ¿qué te hace pensar que la institución religiosa es la única que nunca lo hizo? Las instituciones religiosas de este planeta están en el fondo de la mugre, y fueron puestas aquí por la misma gente que te dio tu gobierno, tu educación corrupta, la que preparó los carteles bancarios internacionales, porque a nuestros dueños les importa un pepino tu vida o la mía. Todo lo que les interesa es lo que siempre les ha interesado: Controlar todo el maldito mundo. La religión se lleva miles de millones de dólares, no paga impuestos y siempre necesita un poco más.

Fuimos desviados de la presencia real y divina en el universo que los hombres más elevados espiritualmente llaman: Fuente Universal, no sé lo que es Dios; pero sé lo que no es, y al menos hasta que estés preparado para mirar hacia adelante y encontrar la verdad, ¡solo! y en algún punto del camino, vas a tener que darte cuenta que estás lidiando con la mal llamada justicia divina, creada por hombres malvados y corruptos. No te desanimes, sigue adelante. La verdad nos hará libres. Pasé los primeros 25 años de mi vida tratando de convertirme en algo, quería ser un buen ingeniero, un buen empresario, un buen escritor, y todo lo veía desde esa perspectiva, tengo diez mil defectos, en algunas cosas no soy para nada bueno, pero en otras sí. Ahora estoy en paz porque por fin comprendí que había entendido este juego mal. El juego consistía en descubrir quién era yo y no al revés.

El problema de haber sido criado en familia católica es que a veces tienes un atril en la sala de tu casa, en el que vas clavando en ese libro llamado Biblia las noticias que más te van llamando la atención, tras leer lo de Pensilvania, levantas la vista y se produce un clic dentro de tu cabeza. Más de 1.000 menores fueron abusados por más de 300 sacerdotes en 70 años de complicidad criminal por parte de las altas instancias, incluido el Vaticano. Casi todo prescrito. Y nos referimos solo a un trocito del mundo, pues la pederastia ha prosperado en la Iglesia como los hongos en el estiércol. La red corrupta estaba tan organizada que disponía de un manual donde al manoseo no se le llamaba manoseo, ni a las penetraciones anales penetraciones anales, ni al sexo oral sexo oral. La jerarquía, que sabía latín, había elaborado una lista de eufemismos para que las cosas no parecieran lo que eran. Algunos obispos alegaron en su defensa que los niños provocaban mucho.

Que en una institución cerrada haya sexo nos parece normal, incluso si se trata de una organización que lo prohíbe. Lo raro es su calidad. ¿Cómo es posible tal grado de perversión entre quienes abominan de ella? Esa es la pregunta todavía sin responder por quienes, frente a la evidencia, condenan ya sin subterfugios.

El talento de un arzobispo con las maneras de un sacerdote o al revés. Este es el secreto mejor guardado del Papa Francisco I. Las prestaciones de un fórmula 1 al precio de un Chevrolet Spark, el sabor del café sin los riesgos de la cafeína, el sabor del tabaco sin los riesgos de la nicotina. El mundo de la mercadotecnia ha explorado todas las técnicas verbales que exaltan el consumo de las gaseosas con azúcar sin dejar por ello de condenar la diabetes. El Papa Francisco I es el postre sin azúcar, es la cerveza sin alcohol y la riqueza pobre. Los jefes de estado lo admiran por lo que tiene de sacerdote y lo respetan por lo que tiene de arzobispo. Les fascina que hable sobre los perjuicios del capitalismo y los beneficios de la paz mientras ellos, desde sus despachos, manipulan la Bolsa de New York y violan niños. Santas Farsas.

Al final, el cambio más relevante debe ocurrir primero dentro de cada uno de nosotros. La verdadera revolución, es la revolución de la conciencia, debemos eliminar el ruido materialista que nos divide y que nos hemos condicionado a creer como verdadero. Mientras vamos descubriendo nos vamos amplificando, y al final nos alienaremos con la señal proveniente de la unicidad empírica verdadera: La Fuente Universal.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO