La historia detrás de un bolso

23 de junio del 2017

El speedy 25 por Louis Vuitton es el mejor amigo de muchas mujeres. Detrás de cada producto icónico de la moda siempre hay una historia. La historia de Louis Vuitton como marca comienza en 1835 cuando un chico llega a París en búsqueda de trabajo. Como pasa siempre con genios como este, luego de 20 […]

La historia detrás de un bolso

El speedy 25 por Louis Vuitton es el mejor amigo de muchas mujeres. Detrás de cada producto icónico de la moda siempre hay una historia.

La historia de Louis Vuitton como marca comienza en 1835 cuando un chico llega a París en búsqueda de trabajo. Como pasa siempre con genios como este, luego de 20 años de trabajo duro e ingenio abre su primera tienda llamada Louis Vuitton Malletier, era una pequeña industria de bolsos de viaje que posteriormente sería una de las marcas más importantes de productos lujosos en el mundo.

El bolso speedy es uno de los elementos más importantes de esta marca y además una de sus primeras creaciones en el ámbito de la moda.

En realidad, este bolso es una versión más pequeña de la keepall Bag

Con la que el Señor Vuitton a sus años 30 buscaba reinventar su marca y salir del esquema de viajes, creando una cartera para mujer de uso diario. Su tamaño original era de 30 cm y luego fue creada en 25 cm exclusivamente para Audrey Hepburn en 1965.

Audrey-Hepburn

La lona, el material en el que está confeccionado este bolso es la de más alta calidad. La casa Louis Vuitton al haber iniciado su negocio con bolsos para viajes, conserva la misma durabilidad y flexibilidad que requería una maleta para los viajes marítimos y cargas pesadas de la época.

Con más de 180 años de historia, LV ha venido perfeccionando el producto, seleccionando bajo rigurosos controles de calidad cada detalle: los herrajes, el teñido al natural, el candado y sus grabados.

Las características de esta lona tratada son las mismas de una gran maleta, flexible, liviana y 100% impermeable. Al ser teñida de manera natural, el envejecimiento de estos bolsos no se ve en el deterioro de la piel si no en su color, el cual va adquiriendo un bronceado parejo que lo hace cada vez más atractivo.

Hay que destacar que sus asas son cuidadosamente cosidas a mano y bordes teñidos de rojo profundo, otros de los detalles que se han venido construyendo con el paso del tiempo.

Foto: Louis Vuitton

Foto: Louis Vuitton

Por otro lado están los emblemáticos estampados del bolso: La lona Damier y la Monogram. Sin esperarlo, esta última se convirtió en el emblema más importante de la casa de moda y fue creada en principio por Georges Vuitton para la Exposición Universal de París con el único propósito de combatir las réplicas.

Por último, es destacable el trabajo Marc Jacobs con la marca a finales de los 90’s y en especial con el bolso, el que fue como un canvas para él reinventándolo en cada temporada.

Esta cartera se puede considerar como una inversión para toda la vida que se puede llevar a todas partes sin temor a que se dañe, su garantía no es por 30 días! Es para siempre.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO