La indiferencia valluna

27 de junio del 2012

La indiferencia de muchos para sacar del fango actual al Valle del Cauca, es aterrador. No solo lo digo por quienes se han empeñado en votar en blanco, cuando la mayor necesidad es tener gobernabilidad; sino  al saber que el 74% de los vallecaucanos no piensan votar en las elecciones atípicas para gobernador, el próximo 1 […]

La indiferencia de muchos para sacar del fango actual al Valle del Cauca, es aterrador. No solo lo digo por quienes se han empeñado en votar en blanco, cuando la mayor necesidad es tener gobernabilidad; sino  al saber que el 74% de los vallecaucanos no piensan votar en las elecciones atípicas para gobernador, el próximo 1 de julio.

Los indiferentes tienen un ego superior al de Peñalosa y superan sin mayor dificultad la arrogancia de Vargas Lleras, a la que se refirió Abad, con sutileza, hace algunos días en la W. Para ellos Montesquieu fue un aparecido en la historia, y la política una “cosa” ajena y jarta, exclusiva de los aburridos. Los indiferentes son “machos”, las indiferentes las más “astutas”. Eso de la democracia lo miran de reojo, con desprecio y desinterés. A los electores, a los que nos inquieta eso de elegir gobernantes, nos tildan de charros y desocupados. Cuando votan lo hacen por una valla bonita, y cuando no votan, por guayabo o por pereza. Son rebeldes de raca mandaca, de tiempo completo, de día y de noche. Para ellos el Valle, y eso de ser Vallecaucanos, fue casi un accidente. De vez en cuando les interesa la Selección Colombia o la “última” de Shakira, lo demás, lo del Estado Social de Derecho, lo de la participación ciudadana, lo de la Constitución del 91, les parece de lo más out. El 1 de julio del 2012, para ellos, es solo el día dentro del puente festivo. En estos días no les preocupa lo que ofrece el tarjetón, pero si la oferta de destinos para rumbiar.

Los indiferentes se creen más vivos que cualquiera. Ellos “no le siguen el juego a los políticos”, los dejan jugar. Con una inentendible prepotencia, creen que Angelino es senador, que Noemí es candidata a algo, que Gina es ministra, que Petro es todavía guerrillero, que la Cosa Política el programa de análisis más profundo del país, y la Asamblea ¿Qué es eso? Los debates electorales les parecen una tontería a lado de “Yo me llamo”, “Factor X” o una serie gringa. Cuando hablan de elecciones, las pocas veces, y logran identificar candidatos o alternativas, tildan de “cucho” a Ubeimar Delgado, Carlos Holguín o de “pichones” a Luna o a Galán. Para ellos las propuestas no valen, y si por algún motivo extraordinario deciden escucharlas, las reales y viables les parecen malísimas, y las que carecen de cualquier viabilidad buenísimas, tanto que a veces logran que se dignen a votar.

Los indiferentes más nobles quieren ignorar los corruptos, los politiqueros y los clientelistas. Sin embargo, ignoran que ellos, por indiferentes y pasivos, resultan ser los mejores aliados de los antagonistas de la cosa pública. Nada diferente prefieren esos personajes, a que las mayorías, los indiferentes, sigan observando con tranquilidad que la crisis, como decía Garzón, es una profunda redundancia. Nada mejor para los actores de la corrupción, que los indiferentes sigan convencidos de que el Valle, Colombia no les pertenece, de que exigirle al Estado no es un derecho ni tampoco un deber. De esos viven los corruptos, de los que no tienen intereses sobre el destino final de sus impuestos y brillan por irresponsables y ausentes a la hora elegir a los protagonistas que decidirán cuál será ese destino de los recursos públicos. (¿O bolsillo?)

El Valle necesita dejar bailar con la indiferencia, con la apatía, ese baile solo le sigue el ritmo a la orquesta que aquí ha montado una minoría, corrupta, inmoral y PINtoresca, que desde posiciones agazapadas, como Concejos y Asambleas, o incluso Alcaldías y Gobernaciones, financiada en alianza con criminales, decide el futuro de la mayoría. Vamos todos en el Valle a votar este próximo domingo, a elegir un gobernador para el departamento que se amañó en el ridículo político, y con el cual muchos pretenden con el voto en blanco, -condenándolo a pagar treinta y dos mil millones de pesos,  nuevamente si se convocara a nuevas elecciones- o la indiferencia de ni siquiera votar, atornillarlo en este vergonzoso lugar de nuestra historia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO