“La Ley es como las mujeres, se hicieron para violarlas”

Foto: Concejal Ramón Cardona/Facebook

“La Ley es como las mujeres, se hicieron para violarlas”

13 de junio del 2017

Esta es la desafortunada frase que utilizó el concejal santarrosano Ramon Antonio Cardona Aristizabal en medio de un candente debate de control político sobre el Centro Vida de Santa Rosa de Cabal (Risaralda) el pasado sábado 10 de junio de 2017.

Si bien el edil citó la frase, precisamente para criticarla y reprochar su uso en el “argot popular”, no supo aclarar contundentemente que esta era su intención, a lo cual, de manera inmediata, recibió una enérgica replica de parte de su colega Juliana Ospina quien le reprochó el uso de sendos ejemplos misóginos en el cabildo.

En la grabación adjunta a este artículo se evidencia que el propósito del concejal era precisamente criticar estas “costumbres” colombianas, para referirse a como en nuestra cultura la tradición es “violar la ley”, pudo haber utilizado cualquier otra cita alusiva al mismo tema sin que hubiese generado tanto escozor en la opinión pública.

El otro tema es que da lástima que este hermoso municipio, con la mejor oferta gastronómica del Eje Cafetero, los mejores cafés especiales y un paraíso de aguas termales; solo salga a relucir en el ámbito nacional por hechos como estos, los cuales han sido tergiversados y mal transmitidos a la opinión pública pues se han presentado como si el concejal hubiese tenido dolo y la intencionalidad directa de convalidar tan atroz refrán.

Lo más curioso del tema es que si bien el concejal citó el desafortunado refrán para criticarlo, y rechazarlo, fue tal el nivel de escarmiento público, que él agachó la cabeza y terminó aceptando su error como si hubiese convalidado el refrán.

Esto me recuerda aquellas épocas de la inquisición en las que a una mujer se le acusaba de brujería y era tanto el escarmiento social y legal en su contra que, muchas veces, terminaba aceptando que era una bruja, arrepintiéndose por ello y haciendo una expiación que generalmente terminaba en la hoguera.

Mi crítica general es a los medios de comunicación masivos, que se encargaron de extraer el refrán de manera selectiva del discurso del concejal y traerlo a la opinión pública como si fuese el único elemento del discurso, afanosos de noticias morbosas difundieron el hecho de manera voraz por radio, prensa, televisión y redes sociales; seguramente sin saber que, como se evidencia en el audio, la última intención del edil era convalidar el detestable refrán del cual, insisto, en mal contexto decidió utilizarlo.

También es oportuno decir que este refrán es antiguo y muy utilizado, este refrán solo demuestra que Colombia, aparte de ser un país amante de la ultra-derecha también ama el ultra-machismo, la lucha de la mujer en Colombia es titánica y tiene unos modos bien particulares, pues el machismo es convalidado por la gran mayoría de las mujeres de nuestra sociedad, cuando muchas buscan en los hombres la aprobación para ejercer sus derechos, para cumplir sus sueños, para salir adelante; el problema de la equidad de género en Colombia no radica en que no haya lucha feminista, radica en que no es una lucha popular, quienes la ejercen son muy pocas y la gran mayoría se mantienen en la zona antes de los hombres quienes sin escarmiento alguno se aprovechan de la situación así sea de manera soterrada.

Invito a la dirección nacional del Partido Conservador Colombiano, de quien tiene el aval el citado concejal, que aparte de fijarse en Santa Rosa de Cabal para hacer una investigación disciplinaria a uno de sus miembros, también recuerde que es un municipio lleno de necesidades, con corruptas alcaldías de conservadores que han hecho trizas los recursos de los santarrosanos, ¿dónde estaba la dirección nacional goda cuando estos alcaldes conservadores -hoy convictos- se estaban robando al municipio? No se les olvide amigos conservadores tanto que le deben a la ciudad de las araucarias que otrora fuera denominada “El Vaticano conservador”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.