¡No más mediocridad en el fútbol colombiano!

¡No más mediocridad en el fútbol colombiano!

7 de noviembre del 2016

Atlético Nacional e Independiente Santa Fe** tal vez jugaron uno de los peores partidos que he visto en mi vida. Sí, tengo 26 años, pero el gusto por el fútbol me ha permitido ver muchos juegos, que no tiene nada que ver con lo que se vio en el estadio Metropolitano de Techo, a donde los hinchas llegaron para ver un espectáculo, que nunca apareció.

Pienso que por respeto, la organización debería devolver el dinero de las entradas (Sé que no va a suceder). No es justo que como aficionado vaya a ver un partido que en el escritorio parecía interesante, porque ¿a quién no gustaría ver un Santa Fe vs. Nacional? y resulta que se encuentra con ese ‘show’ que poco dejó a la imaginación. Más allá de si uno es hincha o no de alguno de esos equipos, ver buen fútbol no necesita de colores o camisetas.

Sin embargo, Nacional que está cerca de llegar a una nueva final internacional, esta vez de la Copa Sudamericana, otra vez presentó  un equipo alterno, aunque también es cierto que con esta ‘B’, como muchos la llaman, a lo largo del torneo ha demostrado estar lista para ganarle a los que si presentan la ‘A’.

El equipo ‘cardenal’, vigente campeón de la Copa Sudamericana, la misma que Nacional podría ganar este año, se salvó de hacer un papelón en su ‘casa’, aunque cual casa, si el estadio El Campín, el verdadero hogar de Santa Fe solo estará disponible hasta finales de noviembre -eso si llegan a las finales los equipos de la capital-, que dudo mucho vaya a suceder, aunque todavía están con vida como para entrar entre los ocho.

Y bueno, miremos qué pasó en el partido. Pese a que a los 30 segundos Ezequiel Rescaldani, un argentino que otros equipos no quisieron cuando se los ofrecieron estrelló un balón en el palo del arco defendido por Leandro Castellanos hacía pensar que el partido iba a estar ‘bueno’, con el paso de los minutos el partido dio grima; y por el contrario, a los 36 minutos del primer tiempo Juan Pablo Nieto, un joven talento de 23 años fue expulsado injustamente por el árbitro Wilson Lamouroux, supuestamente uno de los que más confianza daba, pero que en esta ocasión le comió cuento a Humberto Osorio Botello. Esta acción dejó con 10 al equipo ‘verdolaga’. Repito, injustamente, porque el delantero del rojo y blanco exageró la jugada que para mi juicio debió terminar en amarilla.

De ahí en adelante y con la necesidad de mantener el cero, Reinaldo Rueda sacó a Rescaldani para meter un hombre de contención y así, tratar de rescatar un punto en una noche que seguramente todos querrán olvidar.

Sin embargo, lo peor estaba por venir. En el minuto 83, el árbitro ‘compensó’ a Nacional de la peor manera expulsando a  Cristian Borja en una acción que no lo ameritaba. El broche de oro para Lamoroux sucedió cuando en el minuto 89, Javier López, defensa de Santa Fe se le olvidó que estaba jugando fútbol y no boxeando o practicando la UFC, porque en una acción descalificadora le pegó no uno, sino dos puños a John Mosquera en el rostro dentro del área, que si el árbitro que estaba cerca la hubiera pitado como falta debió ser penal para el visitante.

Pese a que muchos pensaban, incluso yo también creí que Mosquera se había tirado al suelo para ‘comer’ tiempo y enfriar el juego, cuando la imagen lo volvió a mostrar, su ojo estaba hinchado, con lo cual, se mostraba que no era mentira. La repetición del video confirmó la acción que nuevamente fue pasada por alto por Lamoroux que simplemente siguió el juego.

Al final, un 0-0 aburrido que más allá de ser el resultado digno que mereció el trámite del juego, dejó ‘calientes’ a varios jugadores de Nacional, en especial a Mosquera, que fue a buscar a López primero en la cancha y luego en los vestidores para arreglar las cosa como ‘hombres’, hecho que está igualmente mal y que también debe ser reprochado.

Recapitulemos entonces: un jugador mal expulsado, un penal no pitado y una acción que pudo cambiar el resultado del partido en contra de Atlético Nacional, ese mismo que muchos dicen siempre le ayudan, algo que en este caso no sucedió.

Como conclusión de este tema, creo que hay que dejar de justificar los errores y la mediocridad del fútbol colombiano en que a Nacional siempre lo intentan ayudar, porque más allá de eso y de la opinión subjetiva que cada uno pueda tener, el hincha se debe respetar, porque al fin y al cabo los aficionados son quienes pagan las boletas con lo que a final de mes los jugadores de fútbol reciben sus salarios.

**Tengo que aclarar que no soy hincha de ninguno de los dos equipos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.