La película lenta

16 de febrero del 2015

Las películas llamadas “lentas” tienen mala fama, pero no son malas, solo son incomprendidas.

Estamos en los tiempos de Óscar una vez más y los comentarios empiezan a brotar en torno a las películas nominadas. Una en particular ha sido motivo de debate por su proceso de creación, hablo de Boyhood, un filme que retrata la vida de una familia a lo largo de los años, muy casual, muy normal, muy cotidiana. El valor de la película es que fue grabada durante 12 años con los mismos actores, por lo que literalmente los personajes crecieron en escena.

La vi hace unas semanas con una amiga y lo primero que me dijo fue: “que película tan mala, es muy lenta”. Eso sin contar que se quedó dormida para no volver a despertar como media hora antes de terminar.

En principio, la lentitud no hace que una producción cinematográfica sea mejor o peor. Estar acostumbrados al típico cine comercial americano en el que pasan cosas cada dos segundos y alguien se muere, alguien salva al mundo, alguien destruye una ciudad, alguien enloquece de amor, alguien se va a la guerra, nos ha dañado la perspectiva de ver al séptimo arte como un reflejo de la realidad. Hollywood se ha convertido en una manera de soñar y cumplir fantasías idealizadas y poco realistas del mundo actual. Consumimos fantasía.

Sin embargo, el actor es quien hace parecer una situación normal y actuar la normalidad es una tarea ardua porque los personajes de “películas lentas” tienen una pasado complicado y una construcción compleja.

Veamos algunos filmes que pueden ser lentos pero que no necesariamente son malos, de hecho fueron nominados a los premios Oscar en la categoría de mejor película. La primera ya la nombramos, se trata de Boyhood (2014) del director Richard Linklater, incluso su hija es uno de los personajes principales, la filmación se hacía durante unos cuantos días cada año.

Nebraska (2013) es la historia de un anciano que cree haber ganado un millón de dólares y durante toda la película se la pasa intentando llegar a reclamar su premio que no es más que una publicidad que llegó a su casa por correo. Esta película fue dirigida por Alexander Payne, quien dirigió también otra de las películas lentas recomendadas: Los descendientes (2011). En esta, George Clooney es el líder de una familia con sutiles problemas en la relación con sus hijas que se empiezan a ver descubiertas cuando su esposa Elizabeth entra en coma.

También tenemos Los chicos están bien (2010) de Lisa Cholodenko en donde los conflictos se centran en una familia compuesta por dos lesbianas y sus dos hijos. Todo se complica cuando el padre o mejor dicho, el donante de esperma de los dos hijos aparece en escena para complicar la armoniosa vida familiar.

La última película es El árbol de la vida (2011) de Terrence Malick. Esta historia es introspectiva. De una manera lenta y delicada junta la espiritualidad con la vida, la tristeza y los pasos que seguimos por este mundo que siempre nos espera con una sorpresa.

Películas para ver lento.

rollo-de-cine

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO