La pobreza intelectual de Carlos Antonio Vélez

9 de julio del 2014

Carlos Antonio Vélez es la Piedad Córdoba del periodismo deportivo.

Existe una confusión dentro de las mentes de los colombianos que no alcanzan a entender que clase de persona es Carlos Antonio “Diosantonio” Vélez, es quizás en conjunto con Gustavo Petro, Juan Manuel Santos, Simón Gaviria, Roy Barreras y Nicolas Maduro de las personas que son más conocidas por meter la pata a menudo con su particularmente irreflexiva forma de actuar. Es más, Carlos Antonio Vélez es la Piedad Córdoba del periodismo deportivo. En términos concretos se supone que su abierta y descarada faceta de periodista—que no es periodista— comenta y lanza afirmaciones sobre los jugadores de la selección colombiana sin importar si hiere o no. Es lo más parecido a una vieja chismosa en una esquina emitiendo apreciaciones con una terminología confusa que parece haber salido de un hospital psiquiátrico, así es, así es Carlitos, un abogado que encontró en la época oscura del periodismo colombiano el desvare a su crisis. Cerca de 30 años tiene a este país lleno de miopía intelectual en términos de periodismo postrado a los argumentos literarios y desiertos de alguien que prefiere quedar bien con su discurso que doblegar ante la razón y aceptar sus equivocaciones.

Se muestra con el gran descaro de quien aparenta ser un comunicador honesto, serio y correcto, tanto, que se apresura a juzgar a unos y otros cuando él mismo se escapó de la época en que en Colombia los narcotraficantes gobernaban los hilos del balompié nacional, lo hizo precisamente no diciendo absolutamente porque sencillamente no es un periodista sino un locuaz abogado y su único título verdadero se lo regaló una universidad de barranquilla, dueña de un recién ascendido equipo quizás para que dejara de hacer lo que mejor saber hacer: hablar por hablar. Aun me pregunto cuál sería su honor y su causa, en esa carrera infernal por hacer las cosas bien Silvia Guette le pudo haber dado el mismo título hasta a “El Crispeta”, famoso y conocido humorista dueño de un léxico y conocimiento increíble. Lo que es contradictorio aquí es que Vélez es abiertamente negado a todo lo que a kilómetros huela a costeños: al Junior, Uniatonoma, Teofilo, Falcao, Macknelly, Bacca, barranquilla como casa de la selección Colombia, en fin.

Lo importante en este caso, no es hablar sobre el mal que ha hecho, hace y espero que poco haga en el futuro Carlos Antonio, sino ver que personas como él no le hacen bien al periodismo por cuenta que cada día que pasa las personas y en especial los colombianos no tragan entero, porque el acceso a la información es más fácil ahora que 30 años atrás y las generaciones venideras esa transición hacia la investigación la están tomando de manera natural. Lo que nos lleva a pensar que personas como Diosantonio tienen sus días contados dentro de la labor periodística en televisión y en radio, quizás no dentro del periodismo digital que se alimenta y vive de las visitas en los portales sin importar que se tenga un buen o mal contenido, es una constante dicha que cuando dentro de una página web se alienta a la ofensa de un grupo en particular se disparan las visitas de los internautas tratando de defender al agredido generando  así, el número de visitas mínimas necesarias para mantener la pauta publicitaria. En este orden de ideas, no se nos haga raro que Soho tenga una portada con Vélez.

De sus imprecisiones al hablar hay en internet toda una saga de publicaciones y hasta un video youtube en donde hecha “pa’ lante y pa’ tras” sobre una cantidad de temas y, no es raro si esas imprecisiones han dejado en claro—y no hablo su calva— que no tiene mérito alguno para criticar y sembrar malas hiervas donde no las debe haber. Es conocida también  su afinidad con las ideas de Maturana que a mi entender ha sido lo peor que le ha pasado a la selección Colombia en toda su historia y solo podría ser superado por las actuaciones del Bolillo Gómez y Barrabás. Muchos dicen que el único mérito que hasta el momento ha tenido Maturana es que nos llevó a un mundial, para mí, no ha tenido ninguno, y esa selección de Italia 90 fue de lejos excelente por mérito propio y nada aporto el Odontólogo a ese pequeño triunfo. De un vez acabemos con eso: cualquier técnico habría hecho más con esa misma selección o si por el contrario hubieran ido solos al mundial habrían hecho el mismo o mejor papel que con el profesional de las muelas. Esa selección jugaba sola, eran unos crack’s todos excepto Barrabás Gómez.

Le acepto, hasta que diga que Maturana y Bolillo son de lo mejor que ha tenido como técnico la selección nacional pare de contar. Pero que ahora tenga una seudo-campaña de difamación y quiera hacer ver a James Rodriguez como una agrandado es algo que no se debe permitir porque así lo único que está haciendo es un mal ambiente inexistente por demás, alrededor de los pupilos de Pekerman quien además no es santo de su devoción, vaya a saber por qué.  James ha demostrado ser un caballero dentro y fuera de la cancha, más que merecido están el título del mejor jugador del mundial hasta el momento lo mismo que ser el goleador.

Mucho se habla, de la selección en todos los estamentos, pero en un altísimo porcentaje son comentarios en pro de la continuidad de Pekerman en la selección por tiempo indefinido esperemos, porque ha sido el único técnico en la historia que ha puesto sobre la mesa su forma de pensar y por encima de los manejadores avaros que lo único que quieren es poder vender a los paquetes que administran, que no ha permitido que la prensa ingrata entre a formar parte y miembros de lo que pasa en los camerinos de los muchachos del combinado nacional. Y eso precisamente es parte fundamental del proceso que con tanto éxito está llevando el técnico argentino, porque no es un secreto que la prensa en Colombia saca técnicos, quema jugadores y hace fracasar a gusto de personas intransigente y con poca destreza intelectual como Carlos Antonio Vélez, que ve en el actual técnico todo aquello con lo que no puede contar, las chivas, noticias exclusivas, influencia dentro de la selección, esos mismos beneficios que tenía en la época Matura-Bolillezca. Esas mismas dadivas fueron lo que llevaron a que Vélez fuera uno de los comentaristas deportivos más respetados y ahora siente que Pekerman no es coherente con lo que le puede ayudar a perpetuarse dentro de su dictadura de ignorancia. Pekerman es alguien que tiene abiertamente un conocimiento profundo sobre el fútbol colombiano, más que cualquier comentarista desatinado de la talla de Vélez e Iván Mejía, este último con su verborrea borracha literalmente hablando. Pekerman hasta el momento no ha tenido un solo error al frente de la selección Colombia, el único y para la inmensa desdicha de Vélez es decir: ¡che! Aquí mando yo y, no le dio exclusivas a nadie.

Felicito al técnico Jorge Pinto y sus logros con la selección de Costa Rica callándole la boca a quienes no apostaban por un triunfo de los ticos dentro del grupo de la muerte.

Hablar de James Rodriguez… Ja!

Jhon Gomez

La pobreza intelectual de Carlos Antonio Vélez | #VelezPorQueNoTeCallas

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO