La roja para El Bolillo

10 de agosto del 2011

Las redes sociales de hoy en día, facilitan la comunicación e información entre los usuarios, promueven las relaciones al mismo tiempo que se han convertido en una imprescindible y necesaria herramienta de manifestación de inconformidades. Unos claros ejemplos que se han gestado en este potente canal son: los disturbios en los regímenes totalitarios del África […]

Las redes sociales de hoy en día, facilitan la comunicación e información entre los usuarios, promueven las relaciones al mismo tiempo que se han convertido en una imprescindible y necesaria herramienta de manifestación de inconformidades.

Unos claros ejemplos que se han gestado en este potente canal son: los disturbios en los regímenes totalitarios del África musulmana, las protestas estudiantiles en Chile, el movimiento de los Indignados en España, las manifestaciones en contra del abuso de poder por parte de la policía y del Plan de Austeridad en Inglaterra y en nuestra querida Colombia, la marcha pacífica denominada “Un millón de voces contra las FARC”

Estas expresiones convocadas por internet, se han convertido en una herramienta potente e innovadora de participación social, manifestaciones 2.0, donde lo que predomina es su carácter ampliamente participativo y democrático, una comunicación horizontal, interactiva y bidireccional, que contrasta con la comunicación vertical, jerarquizada y pasiva propia de las instituciones mass media.

En Colombia han existido varias de estas manifestaciones de inconformidad de opinión 2.0 de carácter pacífico, que han tenido repercusión y consecuencias en la vida real, entre las más populares, encontramos: El escándalo de los policías que golpean, ahorcan y asesinan a sangre fría a una perra en el municipio de Puerto Tejada, La patada del jugador de futbol Luis Moreno “El Panameño” a una lechuza en el estadio Metropolitano de Barranquilla y por estos días, los golpes propinados por el técnico de la selección Colombia Hernán Darío “El Bolillo” Gómez a una mujer a las afueras del Bar El Bembé en el barrio La Macarena de Bogotá.

Estos hechos que fueron denunciados por la web y que posteriormente fueron mostrados en los medios masivos de comunicación, tuvieron unas consecuencias reales, los policías que participaron en este cruel acto y que aun estaban en la institución, fueron retirados inmediatamente y a los demás servidores públicos se les hizo talleres y jornadas de curación sobre el cuidado de los animales.

El jugador Luis Moreno, recibió dos fechas de sanción y una multa de 50 salarios mínimos vigentes ($26.780.000) más $600.000 por gastos médicos del animal.

El técnico en cuestión de horas, renunció a la comisión técnica del Mundial Sub 20 como veedor y aunque contaba con el apoyo de Luis Bedoya, (Presidente de la Federación Colombiana de Futbol) un par de horas más tarde, también renunció o en términos del balompié, dio un paso al costado como entrenador de la Selección Mayores de Fútbol.

La presión mediática, la condena social, el señalamiento, la sanción moral, son factores de peso que doblegan sin compasión, algunas personas se sentirán ofendi@s con la conducta que no justifica los golpes a una mujer, otros se dejaran llevar más por los odios de la pasión futbolística.

Lo cierto es que este problema no se solucionará con un comunicado pidiendo disculpas, tampoco con las explicaciones y las lagrimas de su hermano Gabriel Jaime “Barrabas” Gómez en la W Radio, mucho menos con la recolección de firmas para apoyar al ex técnico. Este incidente ya cuenta con una denuncia penal en contra del “Bolillo” por delito de lesiones personales (Abogado Carlos José Castro Fresnera)

Recuerde: Cuando pase de moda la noticia del Bolillo, usted debe continuar respetando a la mujer.
Sígueme: @yojosealejandro

http://4.bp.blogspot.com/-dsai1TeuB8o/TkFLW2flkcI/AAAAAAAAEDw/CZIlh5q8WTA/s1600/Violencia+de+g%25C3%25A9nero.jpg

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO