La selección Colombia y la psicología de los colores

23 de febrero del 2015

En el libro titulado la “Teoría del color”, Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), contradijo los postulados sobre los colores de Isaac Newton. Goethe decía, palabras más palabras menos, que el color era una percepción humana; mientras Newton afirmó que era un fenómeno meramente físico. Para demostrar la suposición de que la selección Colombia no debería […]

En el libro titulado la “Teoría del color”, Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), contradijo los postulados sobre los colores de Isaac Newton. Goethe decía, palabras más palabras menos, que el color era una percepción humana; mientras Newton afirmó que era un fenómeno meramente físico.

Para demostrar la suposición de que la selección Colombia no debería jugar con camiseta roja, nada más habría que tener en cuenta la teoría de Goethe sobre la implicación de nuestra subjetividad para darle color al mundo; es decir, hay factores psicológicos que hacen a los colores establecerse en nuestro cerebro según la percepción que tenemos de ellos.

Por tanto Goethe diría, si fuese colombiano y futbolero, que sí es importante el color de camiseta. Y absolutamente lo es, para comprobarlo, se pueden analizar los últimos juegos de nuestra selección Colombia contra la selección Brasil.

En mayores fueron tres juegos: dos perdidos y uno empatado. El más doloroso el de cuartos de final del mundial 2014 por marcador de 2 a 1 ¿Con cuál camiseta jugamos? Roja. El último amistoso se perdió 1 a 0 con gol de tiro libre de Neymar ¿Con cuál camiseta jugamos? Roja. El amistoso anterior al mundial fue empate 1 a 1, un marcador aceptable si se tiene en cuenta los resultados de los otros dos juegos ¿Con cuál camiseta jugamos? Azul.

Ahora los resultados del reciente sub 20 de Uruguay 2015. La selección Colombia perdió 2 a 1 en fase de grupos y, claro, utilizó la camiseta roja. Luego vino el partido tan esperado en décadas por los aficionados colombianos: por fin le ganamos a una selección Brasil y por goleada. 3 a 0.

¿Con cuál camiseta ganó Colombia después de tantos años a Brasil y le hicimos comer una goleada tan parecida a las que ellos solían hacernos comer a nosotros en el pasado remoto y no tanto? Claro, con la ¡amarilla!

Por otro lado, estos son los efectos psicológicos de usar el rojo (entre otros produce varias consecuencias positivas y negativas), un efecto positivo es de excitación y vitalidad; y el negativo es de sobreexcitación y ansiedad. A todas luces se ve que el uso del rojo se puede prestar más para otro tipo de menesteres y no para una selección que se va a enfrentar al mejor equipo de todos los tiempos (sí, al margen del 7 a 1, sigue siéndolo).

¿Para enfrentar a una selección tan potente no son mejores las virtudes de la templanza, la paciencia y el control de la excitación? Por supuesto, a un equipo así no se le puede avasallar desde ningún punto de vista; ni del físico ni del estratégico ni del moral y mucho menos desde el técnico. Al contrario, se necesita mucha tenacidad, pero a la vez una cantidad considerable de frialdad para esperar con paciencia un desacierto de los brasileños y estar asertivos para aprovecharlo. Ninguna de las últimas cualidades las proyecta el rojo.

En conclusión, aunque pareciera un tema superfluo, sí es importante el color de la camiseta, no es sólo un detalle falaz al margen de lo deportivo y se debería tener en cuenta.

@juancuellarp

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO