Las ocho guerras civiles que han desangrado a Colombia

7 de mayo del 2015

Ocho guerras civiles ha padecido Colombia, por motivos usualmente ridículos. ¿El conflicto actual es la novena guerra civil?.

Después de la independencia, aparte de los enfrentamientos con Ecuador y Perú (países con los que trabamos guerras fronterizas), tuvimos una serie de conflictos internos que ensangrentaron el país (bien para definir el esquema de gobierno centralista o federalista (1812), bien para resolver las diferencias personales entre Obando y Mosquera (1827); o bien para derrocar al golpista Rafael Urdaneta (1830).

Luego de ello surgió propiamente la primera guerra civil (1839), denominada la guerra de los supremos (motivada por las diferencias políticas entre “liberales” y “conservadores” y la persecución judicial a Obando); y después sobrevino la guerra civil de 1851, liderada por los conservadores, particularmente por Julio Arboleda, quienes se oponían a la emancipación de los esclavos.

Vino entonces la guerra de 1854, promovida para derrotar al golpista liberal gólgota José María Melo, quien asumió la presidencia para evadir una investigación penal adelantada en su contra por homicidio (sacando del poder al liberal draconiano José María Obando). Seis años después, padecimos la guerra de 1860, cuando los estados liberales como el del Cauca, bajo el liderazgo del ahora liberal (antes conservador) Tomas Cipriano de Mosquera se dirigieron a la capital para derrotar las políticas conservadoras del Presidente Mariano Ospina Pérez. Como resultado de esta contienda surgió la constitución liberal de 1863 (la constitución de Rionegro), escrita por los vencedores.

En 1876 se da la primera guerra propiamente religiosa: los conservadores apoyados por la Iglesia deciden tomarse el poder, para reinstaurar la enseñanza católica; y todo ello en el fondo, como una reacción a tanto liberalismo, y especialmente al que afectaba la instrucción escolar.

En 1885 los estados liberales se enfrentan al poder central que ejercía Rafael Núñez (respaldado por conservadores y liberales moderados), a través de un conflicto del que salió vencedor el conservatismo. Como resultado de esta contienda surgió la constitución conservadora de 1886, y el período conocido como la Regeneración.

En 1895, un levantamiento de los liberales en contra de la Regeneración, que los tenía excluidos del poder, terminó siendo aplastado por el gobierno Conservador de Miguel Antonio Caro.

En 1899, nuevamente los liberales, por segunda vez, sintiéndose relegados del ejercicio del poder y su participación política, se enfrentaron al gobierno conservador de Manuel Antonio Sanclemente y José Manuel Marroquín, dando inicio a una de las guerras más crueles y devastadoras, la guerra de los mil días, en la que los liberales resultaron nuevamente vencidos, y el país desangrado.

Los liberales llegarían a recuperar el poder con Olaya Herrera, e iniciarían un período de transformaciones sociales (y socialistas) con Alfonso López Pumarejo durante sus dos períodos presidenciales, alentando así la feroz oposición conservadora de Laureano Gómez y de la Iglesia católica, todo ello atizado por los movimientos comunistas emergentes y el discurso incendiario de la prensa Colombiana (cuyo papel en todo esto sigue sin ser evaluado por la historia), con lo cual se dio inicio al período de la “Violencia” durante la década del 40, exacerbada con la muerte del Caudillo Jorge Eliecer Gaitán y que ha repercutido hasta nuestros días. ¿Es acaso la novena guerra civil o solo un conflicto prolongado?

@amvela
amvela@hotmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO