Lo que hay que saber del Estado Islámico, en quinientas palabras

18 de febrero del 2015

¿Cuál es origen y el propósito de esta organización que ha logrado atraer la atención de todo el mundo?

El sectarismo sunita y chiita recobra importancia y explica en buena parte el origen del conflicto en el medio oriente, a través del empoderamiento del Estado Islámico, una organización armada de origen sunita que se ha expandido como consecuencia de golpes militares exitosos y certeros (Faluya, Mosul, Tikrit) a través del Norte y Oeste de Iraq y del Este y Norte de Siria (donde adopta el nombre de JAN), gracias al apoyo económico y militar discretamente ofrecido por países como Arabia Saudita, Paquistán, Turquía y los Emiratos Árabes, y a través de una propaganda mediática que le ha permitido reclutar fácilmente jóvenes musulmanes de todas las nacionalidades.

Es un ejército yihadista, guerrillero (por lo tanto difícilmente se le puede combatir desde el aire), heredero directo de Al-Qaeda, que profesa el Wahabismo (la visión más ultraconservadora del Islam), que ataca a los chiitas, a los kurdos, a los cristianos (a quienes acusa de politeístas), a los sufíes, a los judíos y a los alauitas; que busca derrocar primordialmente a los gobiernos de Irak y Siria (al primero por ser chiita; y al segundo por ser alauita y secular), y que tiene por meta instaurar un Califato o Estado Islámico sometido a la mayor ortodoxia religiosa.

Desde 2010 es dirigido por Abu Bakr al-Baghdabi (Abu Dua), el antiguo líder de Al Qaeda en Irak. Al parecer, prisionero de Estados Unidos entre 2005 y 2009.

Es un grupo que se ha fortalecido por la exclusión y el maltrato que vienen padeciendo los sunitas en Irak (donde son minoría y gobierna el chiismo) y por el levantamiento de los sunitas en Siria (donde son mayoría, pero gobiernan los alauitas).

Es consecuencia de la política trazada por Arabia Saudita, también seguida por Paquistán, de promover grupos yihadistas y antichiitas destinados a defender el Sunismo en aquellos estados y gobiernos que profesan otro tipo de islamismo y a exportar y expandir particularmente el wahabismo como la corriente doctrinaria más adecuada para interpretar el Islam. Se trata en el fondo del resurgimiento de una vieja disputa que caracterizó los orígenes mismos de esta religión, cuando se creó un cisma en torno a la elección sucesoral del cuarto Califa, cuyo cargo reclamó el yerno de Mahoma, Alí, pero le fue negado con violencia. Desde allí las diferencias se profundizaron en cuanto al credo y los rituales, derivando en dos corrientes fundamentales: el chiismo (los seguidores del Imán Alí), practicado por el 10% de la población musulmán mundial; y el Sunismo (pueblo del ejemplo de Mahoma y la comunidad), practicado por el 85%.

El gobierno de Siria ha venido resistido con dificultad; Irak, con la fragilidad del ejército atribuida a indebidos manejos en el presupuesto militar, ha favorecido el ascenso vertiginoso de la organización, con la pérdida de importantes y estratégicos objetivos, tales como Mosul.

Como queda visto, es un grupo que fue creado con propósitos religiosos específicos, pero que se les salió de las manos a sus patrocinadores, con lo cual, ahora se habla de crear otras organizaciones yihadistas que lo reemplace, pero de carácter más moderado.

Fuente: ISIS, el retorno de la Yihad. Patrick Cockburn. Editorial Ariel.

@amvela

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO